cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Un plan fallido
Reales |
16.08.20
  • 5
  • 6
  • 294
Sinopsis

Por fin se me había presentado una oportunidad.  Primero tenía que ganarme su confianza, después, si la cosa salía bien, le hablaría del oro. Él sólo tenía que abrir un par de puertas y hacer la vista gorda. El nuevo director médico del centro parecía la persona adecuada. Su fonendoscopio podría ser mi salvoconducto. Ese cacharrito que tanto le gustaba lucir, sin duda le permitía  moverse por todas las instalaciones sin que nadie le hiciese preguntas.

Al principio, cuando le conté cómo me habían capturado tras completar mi última misión, no prestó especial atención. Una aburrida historia más dentro de las muchas que le tocaría escuchar cada día. Debía dosificar la información, manejar los tiempos hasta despertar su interés. Y así poco a poco, como quien no quiere la cosa, el fruto maduraría lo suficiente para de hablarle del oro...

"Mi unidad lo custodiaba con un destino que solo conocía el capitán, el resto acatábamos órdenes. Las tropas enemigas nos acechaban desde hacía días, conocían el terreno mejor que nosotros, y pronto nos cercaron. Tras una intensa   refriega, en la que murió gran parte de la unidad, me tocó asumir el mando y modificar las ordenes. La única opción era esconder el tesoro, ya habría tiempo de volver a por él. Pero no nos dio tiempo a huir y fuimos capturados. A mis compañeros los fusilaron al amanecer, a mí me dejaron con vida. Tenían la esperanza de sacarme algo de información. Pero soy duro, y resistí...".

Proseguí contándole algún detalle más de mi historia, pero sin darle pistas ni del lugar ni de la cantidad escondida, eso se lo dejé a su imaginación. Terminado el relato suspiré cansado esperando una respuesta.

Antes de pronunciarse barrió con su mirada las paredes blancas de la sala donde nos encontrábamos, y tras meditar unos instantes como si algo no le cuadrase, sus ojos se detuvieron en mi andador.  Después me dio dos gominolas de osito, "mis preferidas", para terminar, diciendo:

“Mi querido Aurelio, si la guerra no hubiera terminado hace 50 años, esto no fuera un centro psiquiátrico, y yo fuera médico de verdad, sin duda te ayudaría”.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 26
  • 4.56
  • 63

Leer es mi pasión y escribir mi saco de boxeo

Tienda

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta