cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
Un poeta sin vergüenza
Fantasía |
16.12.18
  • 5
  • 1
  • 304
Sinopsis

La libertad tiene límites, el poeta tiene palabras que describen las fantasías para las mentes eróticas.

Estaba incómodo y no sabia porque. Aquella dama acababa de marcharse del bar y me quedaba solo sentado en esa estúpida barra. Aun no sabía lo que estaba pensando. Pues era una noche de poesía y placer. No había nadie, más que la bebida y un cigarrillo. Yo quería otro vaso de whisky, estaba solo como es costumbre, incluso pensaba en suicidarme pero, hacia un tiempo, que cada vez que estaba cerca de hacerlo lloraba desconsolado. De pronto volteó y veo a aquella dama si bien no sabía como hablarle, y como mirarla. Y ¡Demonios! Que belleza. Imagine un olor suave a canela con su hermoso rostro. La deseaba a ella, inconscientemente. Cada vez que cruzamos miradas me costaba tanto reprimirme. Me la imagine desnuda, montada sobre mi, maldito sea yo, un pervertido roto del alma. Tenía que irme, ella se acercó y no dijo nada, tomo mi vaso y se fue. No entendí que había pasado, como cuando un encendedor se ilumina de fuego. El sonido de esas canciones en el bar tan solo quedaba eclipsado parcialmente por lo que imaginaba en mi cabeza. Yo tenía que irme en silencio de ese lugar como cuando tenía 16 años y me daba pena ver caminar en la preparatoria a mi primer amor. El tiempo seguía pasando y me decidí arriesgarme antes de que se marchara. Llame a su hombro, solo me respondió el silencio. Me tomo de la mano y entendí que ella estaba más rota que yo. Estaba solo, desilucionado conmigo. Ella sonrió y comenzamos a charlar. Después de más copas, nos fuimos. Llegamos a un apartamento donde ella me apretó fuertemente, y me dijo con mucho sigilo "entra". Ella tenía una habitación muy sensual, con dibujos que desataban libertad. Al lado tenía un espejo de cuerpo, y un aparador con varios cajones. Saco el polvo blanco. Se me vino a la mente la imagen de ella tan misteriosa. No pude reprimirme. Mi ganas de sentir calor despertaban mi exitacion, entre la plática; polvos blancos, un cigarrillo y alcohol. Entendí que ella deseaba lo mismo que yo, pues un poeta escribe las frases de amor en noches bohemias. Allí estaba yo en un momento en su habitación, con sus manos en mi pecho, pensado en ella, en una desconocida, tan solo es lo único que pedía. Necesitaba explotar pero no iba a ser de inmediato. Ella susurro a mi oido "Lizbeth" dio luz a la sopresa! El corazón me palpitaba tan rápido que me costaba hasta respirar. Lizbeth se quito su hermoso vestido rojo y quedo casi desnuda enfrente a mi. Yo, aunque hecho mierda, empece a notar como el fuego brotaba. Me lance sobre ella, como un animal en celo poseído por mis instintos mas bajos. Ella se retorcío, con mi primer beso. Me sente en el borde la cama y de espaldas ella se acerco. La tenia muy cerca. Podía ver sus pechos duros, que belleza... Ya no lloraba, como yo lo hacía en el bar. Estaba sintiendo placer y dolor . Poco a poco fuimos tomando calor. Una vez abajo ella empezó a dar círculos con sus caderas para acoplarse del todo a mi.   El cuerpo de Lizbeth se veía reflejado en aquel espejo, como la luna en el agua, después de una noche de lluvia. Después los dos desconocidos estábamos tendidos en la cama, fornicando como bestias. Despues de todo solo tenia una idea clara. Es una fantasía de un poeta sin vergüenza.
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Cada quien escribe la frase de su vida para llevarla a la muerte.

Tienda

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta