cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
Un riguroso examen
Históricos |
25.07.19
  • 5
  • 2
  • 525
Sinopsis

"Y sin embargo se mueve!!"

                                            Un riguroso examen

 

    La tensión se apoderaba del ambiente en aquella sala judicial, donde dos opiniones diametralmente opuestas se enfrentaban en su afán de influir en el legado cultural de la humanidad. Por un lado un tribunal eclesiástico cerrado, inflexible, intolerante y cruel, y al mismo tiempo inseguro e ignorante, por el otro lado un dedicado científico, de mente abierta, seguro de sí mismo y con un caudal de conocimiento que compartir. Se trataba de Galileo Galilei frente al tribunal eclesiástico de la inquisición católica.

En una época donde se creía que la Tierra era el centro del universo y que todo lo demás giraba en torno a ella, era muy riesgoso ir en contra de esa creencia adoptada por la iglesia católica como creencia fundamental, ideada por el filósofo Aristóteles. Todo el que cuestionaba las doctrinas de la iglesia era condenado como hereje y sentenciado a sufrir una muerte cruel.

   Gracias a su telescopio, Galileo encontró pruebas que contradecían a la mayoría de los científicos. Una de ellas fué el hecho de que las manchas de la superficie solar parecían moverse de un lado a otro, por lo que dedujo que el Sol gira sobre un eje. Estos descubrimientos ampliaron el conocimiento del hombre sobre el universo, pero también enfrentaron a Galileo con la Iglesia. Décadas antes, el astrónomo Nicolás Copérnico había llegado a la conclusión de que la Tierra giraba alrededor del Sol. Galileo estudió la obra de Copérnico y recopiló mas pruebas que apoyaban aquella teoría. Motivado por su entusiasmo, Galileo hizo públicos sus descubrimientos pese al temor a las burlas y el desprecio. Sus planteamientos generaron la oposición de sus colegas, y junto con los líderes de la Iglesia comenzaron a desacreditarlo desde el púlpito.

  En 1623, un amigo de Galileo llegó a ser el Papa Urbano VIII. Éste le pidió a Galileo que redactara una obra que explicara la obra de Copérnico así como la de Aristóteles sin inclinarse por ninguna de las dos. El libro se tituló "Diálogo sobre los dos máximos sistemas del mundo". Pese a que el Papa le pidió a Galileo que fuera neutral, a muchos le pareció que el libro favorecía la teoría de Copérnico. Los enemigos de Galileo afirmaron que dejaba al Papa en ridículo. Acusado de hereje, y ante la amenaza de ser torturado Galileo rechazó las ideas de Copérnico.

  Tras una serie de acusaciones parecidas, Galileo fué declarado culpable, ya enfermo, fué sometido a un riguroso examen. La expresión "riguroso examen" era utilizada por la inquisición católica para referirse a la tortura, consistía en mostrarle a la víctima los instrumentos de tortura o hasta someterlo a uno de ellos. No se sabe con certeza qué ocurrió en el riguroso examen a Galileo, pero amenazado con que se lo torturaría si no se retractaba, optó por hacerlo. De rodillas juró: __"Abjuro, los sudodichos errores y herejías no diré nunca más cosas por las cuales se pueda temer de mí semejante sospecha"__.Es interesante que cierta leyenda dice que al levantarse, Galileo golpeó el suelo y dijo entre dientes:__"Y sin embargo se mueve!!"__. 

    En 1633 la inquisición católica en Roma  lo condenó a permanecer recluido en su casa el resto de su vida y prohibió sus obras. Galileo pasó sus últimos años allí, apenado por haber negado sus descubrimientos y creencias. Falleció en su hogar 9 años después, en la región de Arcetri, cerca de Florencia, el 8 de Enero de 1642.

  Trescientos años después, en 1979 la iglesia decidió reexaminar la sentencia contra Galileo que la inquisición había dictado. Por fin, en 1992, el Papa Juan Pablo II reconoció que la iglesia había condenado injustamente a Galileo. Uno de los tantos casos que confirman que la ignorancia es el único legado de la iglesia católica para la humanidad.

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 42
  • 4.55
  • 188

Horizonte de emociones

Tienda

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta