cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

3 min
Un sueño vívido
Terror |
04.05.15
  • 4
  • 2
  • 521
Sinopsis

Lo que a continuación leerán, es un sueño que me relataron, no soy el protagonista del sueño, simplemente soy el responsable de compartirlo con ustedes, para que sean ustedes los que deliberen y compartan su opinión. Es aceptable cualquier opinión, ya sea escéptica, religiosa, o agnóstica. Gracias por leer y comentar.


Era de noche, el silencio en las calles penetraba los huesos y la inquietud hacía acto de presencia. Estaba bajo las sabanas, mi cama tenía una temperatura agradable, mis sentidos tranquilos comenzaron a adormecerse. Caí en un sueño profundo, espeso, muy agradable. Desperté dentro de un templo, las imágenes en las paredes me recordaba a mi niñez y a la asistencia a misa.

Unos murmullos se escuchaban en el eco de la iglesia, había un grupo de personas reunidas cerca del altar, usaban un ropaje negro con capucha, estaban reunidos en forma de círculo y parecía que repetían la misma cosa una y otra vez. Curiosamente me acerqué intentando ver lo que hacían, mis pisadas eran suaves y cautelosas. Pude acercarme lo suficiente para apreciar lo que hacían. Estaban tomados de la mano, todos eran hombres, sus capuchas cubrían en totalidad su cara. Una chica muy joven estaba en medio del círculo, las murmuraciones comenzaron a elevarse de tono, todos al unísono recitaban lo mismo. No logro recordar lo que decían; pero se parecía mucho a las plegarias que elevan las monjas en sus aposentos.

La chica intentaba soltarse de las sogas que la sujetaban al altar que habían colocado. Sus muñecas y tobillos estaban lastimados, parecía que esa misa llevaba unas horas realizándose. Los murmullos cesaron, la chica no podía gritar porque tenía un bozal en la boca. Uno de los sacerdotes se acercó a ella, acarició su cabello y murmuró en su oreja, luego sacó una daga filosa, la sostuvo en sus dos manos y con la fuerza de un hombre airado la clavo en el pecho de la muchacha. Los impulsos de la adrenalina hicieron que la chica comenzara a temblar inquietantemente, mi corazón sentía explotar, no podía creer lo que estaba presenciando.

Los sacerdotes abrieron el cuerpo de la muchacha, extrajeron sus órganos y los extirparon vaciando el contenido en un recipiente de plata. Luego pasaron el recipiente a cada uno para que bebiera su contenido. El único órgano que dejaron intacto fue el corazón. Sacaron una caja de madera, la caja tenía una cruz labrada en el frente. La abrieron y metieron en ella el corazón que se movía como si estuviera aún vivo. En silencio los sacerdotes salieron, sus pisadas eran firmes y directas, la puerta de la iglesia se cerró y con mucha cautela los seguí. La dirección que tomaron me parecía familiar, cada pisada que daban me hacía sospechar lo inevitable, se acercaban a mi casa.

Llegaron, abrieron la puerta, y depositaron en un lugar que no recuerdo aquel corazón que sin misericordia fue extraído. Hicieron una pequeña oración tomados de la mano y al terminar salieron sin vacilación. Tiempo después desperté angustiado, mi mente sabía que era un sueño; pero mi corazón no sentía lo mismo. Intento recordar las palabras y el sitio exacto en donde depositaron el corazón; pero mi mente tiene un sello que no puedo quitar. Aún siento el olor de las ropas negras que aquellos hombres utilizaron en esa noche, no sé si fue un sueño o una realidad paralela; pero estoy seguro que volverá a repetirse.

P. Cardona 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Hola, P Cardona, muchas gracias por tus palabras. Me ha sorprendido gratamente tu comentario..., bueno, tu propuesta. En mi perfil aparece mi correo, si quieres escríbeme y hablamos por ahí. También podemos charlar por facebook; como prefieras. Saludos.
    Tiene buen ritmo mediante esas frases cortas. Las descripciones están claras, por lo que se puede ver la aterradora escena con claridad. Cuatro estrellas porque siento que le falta algo; el final me dejó un poco frío en ese sentido. Un saludo.
  • ¿Qué harías por la persona que amas? ¿Estarías dispuesto a olvidar por amor?

    A veces solo basta una mirada para saber que es lo que siente el corazón. Quizá alguno de ustedes asimile esta historia a un acontecimiento que conmovió al mundo.

    No es una historia sencilla. No es un cuento ficticio. No es algo que me inventé. Es algo tan real como tu respiro de la mañana.

    Si tuvieras el privilegio de ver espectros o cualquier otro ente, ¿Vivirías tranquilo?

    Si te encontraras en una camilla, atado y desesperado ¿Qué pensarías?

    ¿Sientes que te mueres en los sueños? ¿Sientes como la vida se te escapa? Quizá sea una respuesta a tantas preguntas sin resolver...

    Si fueras una criatura indefensa que solo ve el sol durante las mañanas, porque resplandece e ilumina toda tu habitación ¿Qué harías si un día ves el infierno de cerca?

    Si este fuera tu último día sobre la tierra ¿Qué harías?

    Bienvenidos sean ustedes al gran final de la historia “LA CÁMARA PERDIDA” publicada en este espacio desde la semana pasada. Es un gusto y un placer para mí llevarlos de la mano para que vivan las emociones que nuestro protagonista está a punto de vivir. Disfruten de este gran final y de ante mano nuevamente, muchas gracias a todos por su paciencia y su lectura.

    Aquel hombre había pagado todo para nuestro protagonista. ¿Quién era aquel hombre misterioso? ¿Tenía algún interés sobre el contenido de la cámara? Veamos que fue lo que sucedió después de bajar del taxi.

  • 27
  • 4.33
  • 493

Soy una persona que disfruta redactar historias cotidianas y un poco extrañas. A veces están en mi mente y otras veces en el ambiente.

Tienda

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta