cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

8 min
Una avería en mal momento
Reales |
08.08.15
  • 5
  • 2
  • 883
Sinopsis

¿Cómo decirle que No a una mujer? La realidad siempre supera a la ficción.

El reloj marca la hora de salida del trabajo y ni me molesto en despedirme o recoger mis herramientas, directamente cojo el libro que estoy leyendo en los descansos y me marcho. Ni siquiera me he parado para echar una última miradita a la encargada de recursos humanos, que últimamente viene con unas blusitas transparentes sobrecogedoras para los especímenes masculinos de la empresa.

Al no disponer de vehículo propio me toca andar 20 minutos bajo el cariño de un sol que cada día que pasa me odia más. Miro el móvil y compruebo los mensajes de texto, todos los que tengo son de gente del trabajo para que haga esto o haga lo otro. No puedo más, llamo a mi mujer y le digo que mi madre está enferma, que tengo que ir a visitarla, y cojo el siguiente autobús; unos días de playa y tranquilidad siempre son bienvenidos.

Dos días, sólo dos días con el cariño de mi madre y una jornada estresante de 8 horas de playa y terraza han servido para recomponer mi energía y volver a despertar al hombre que llevo dentro. Por fin he logrado deshacerme de toda la mierda que mi jefe me vuelca sobre la cabeza a diario para poder ser yo mismo y disfrutar de mi vida.

La única pega es que me queda un viaje de hora y media en un autobús que se dirige por caminos intransitables hasta la ciudad. Las 11 de la mañana debería de ser una hora prohibida para afrontar un viaje en autobús, pero la pela es la pela y sólo tengo mi móvil y mi música para combatir este calor.

Pago el billete  y busco un asiento bien situado para que el sol no me dé en la cara, ya sólo queda ponerme los auriculares y disfrutar del paisaje. Pongo en el asiento de al lado el libro que estoy leyendo y no puedo obviar la cara de Juan Jacobo que parece que me invita a continuar con su obra. Al observarlo detenidamente me llama la atención un pequeño saliente naranja que tiene el libro, lo abro y puedo comprobar que mi madre me ha rellenado  el formulario para obtener la tarjeta de fidelización de  un supermercado; mi madre y su obsesión por las ofertas.

Con el paso de las canciones en el reproductor de música y el paisaje, mi mente empieza a volar fuera de mi cuerpo y no es consciente de lo que pasa a mí alrededor. Cuando viajo en bus me gusta ponerme las gafas de sol, mis cascos y dejar volar mi imaginación lejos de este monstruo de metal, me encanta vivir experiencias que nunca podré realizar en la cruda realidad y pensar en proyectos para un futuro no muy lejano.

Mi abstracción llega a tales niveles que no soy consciente de que en el asiento contiguo al mío se ha situado una señorita rolliza. Una mujer con todas las letras, con un pecho prominente envuelto en una camiseta escuálida que deja a la vista su espectacular canalillo; unas piernas de las que me gustan, de esas que puedes coger con las dos manos y hacerlas vibrar hasta que te hagan sentir nauseas.

 Una señorita escondida tras unas gafas de sol y un recogido alto que se interesaba por el libro que está  en mi asiento. Gracias a la cobertura que me ofrecen mis gafas, puedo  comprobar cómo lanza miradas fugaces para intentar leer el título de la obra. No se percata de que la he pillado infraganti en una de sus intentonas. Cojo el libro y se lo ofrezco:

—    Tome. Le digo con educación.

—    No es nada, me picaba la curiosidad. Me comenta mientras se sonroja

—    ¿Te gusta la obra de Jean-Jacques?

—    La estudié en su día. Hace unos años terminé de licenciarme en Filosofía.

—    ¿Qué carrera más bonita? Le comento mientras me quito las gafas para enseñarle mis ojos.

—    Tan bonita como inútil. Me dice mientras imita mi gesto.

—    Siempre hay algo que aprender.

—    Pero primero hay que tener un plato de comida en la mesa. Me dice mientras señala el libro.

 Cojo el libro y se lo facilito estirando mi brazo, este pequeño gesto consigue que alcance a tocar su piel y noto como el rubor sube por todo su cuerpo hasta situarse en sus mejillas.

 —    Gracias. Me comenta sonrojada.

—    No hay de qué. Ahora si no le importa voy a seguir escuchando música que me suelo marear bastante en estos mamotretos.

—    Sin problema, yo voy a echar una ojeada para entretenerme, que todavía nos queda un ratito de viaje.

Una hora y media en la que los dos estuvimos jugando con las miradas, una vez era yo el que inclinaba la cabeza para poder contemplar su escote, otra vez era ella la que me lanzaba una mirada penetrante en mi busca. Un juego al que hacía tiempo que no jugaba y que me permitió volver a descubrir la esencia de la vida, me encanta sentirme parte de esta pequeña travesura a la que llaman seducción.

El autobús llegó a su destino y la mujer me devuelve el libro con toda amabilidad, me da las gracias por ser tan simpático y se va meneando su trasero. Me quedo atontando mientras el bamboleo de su cuerpo marca todos mis movimientos. Lejos de la realidad, me dirijo a casa para ver a mi mujer después de dos días desaparecido.

 Nada más llegar a casa mi esposa me recibe con un abrazo y me suelta una bofetada tremenda.

 —    Hueles a mujer ¿Con quién has estado?

—    Cariño, no empecemos. Le digo sujetándome  el lado de la cara que ha sufrido el impacto.

—    Eres un cerdo, huelo la infidelidad a leguas y esa puta te ha dejado cubierto de su olor.

 Consigo esquivar la siguiente bofetada por muy poco. Mi mujer sale lanzada hacia la habitación y se encierra dentro mientras grita:

 —    ¡Eres un puto cerdo, lárgate de aquí y no vuelvas más!

—    Cariño, sabes que nunca te haría eso.

—    ¡Vete de aquí y olvídate de mí para siempre!

Sólo queda esperar a que se le pase el enfado, es una mujer temperamental y tiene un pronto que puede con cualquiera. Nada mejor que acostarme en el sofá y ver los correos en el móvil para que las aguas vuelvan a su cauce. En cuanto conecto el móvil a la red WiFi de casa me llega un mensaje.

—    Soy la chica del autobús

—    ¿Cómo tienes mi número? Le escribo

—    Estaba en el formulario de la tarjeta del supermercado que llevaba el libro dentro. Me escribe antes de poner diferentes iconos con caras simpáticas.

—    Mi madre está obsesionada con las ofertas.

—    La mía también. Me dice con un lenguaje casi inteligible

—    ¿Qué quieres? Le pregunto.

—    Quiero quedar contigo y hacerte la mejor mamada que te hayan hecho en tu vida.

—    ¿Cómo? Le digo

—    Lo que has leído.

Me manda un mensaje de texto para darme la dirección de una pensión y me dice que me estará esperando dentro de dos horas. Escucho el pestillo de la habitación de matrimonio y a  mi mujer salir con lágrimas en los ojos pidiéndome perdón.

—    Lo siento cariño, sé que nunca me pondrías los cuernos. Soy una tonta insegura que siempre te acusa de todo. Dice mientras me abraza entre llantos.

—    Cariño, no te preocupes. Sabes que eres la única mujer de mi vida y nunca te engañaría con nadie.

—    Lo sé mi amor, lo sé.  Me abraza con fuerza y llora desconsolada.

La abrazo con fuerza, me separo de ella y le seco las lágrimas de los ojos con ternura:

 —    Relájate nena. Mira tengo que irme un rato a arreglar una avería.

—    Pero si es domingo ¿también hoy tienes que trabajar?

—    Es uno de los mejores clientes, no puede quedarse sin luz todo el domingo.

—    Está bien, pero no tardes mucho. Me dice mientras se arregla el vestido y coge un pañuelo para secarse las lágrimas.

El instinto femenino no suele fallar y, una vez más, mi mujer tenía toda la razón del mundo. Voy a darme prisa que el cliente espera con ansiedad que llegue para arreglarle la avería.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Ey, no sé la historia que habrá detrás de la pareja, pero por el momento el asunto... Bien narrado.
    Las mujeres suelen tener dos polos opuestos, al igual que nosotros, solo que nosotros no sabemos disimular
  • Un golpe en la cabeza te puede cambiar la vida. La realidad supera a la ficción.

    Meses y meses perdidos para no ser un número más. La realidad siempre supera la ficción.

    Tomar el sol en invierno es una auténtica gozada. La realidad siempre supera a la ficción.

    Cuando al reloj se le acaban las pilas cuesta mucho volver a ponerlo en hora. La realidad supera a la ficción.

    Insomnio.... La realidad siempre supera a la ficción

    Microrrelato. La realidad siempre supera a la ficción.

    No soy ducho en la poesía, pero esta vez me desahogué de esta forma. PD: Saludos a Antipandora ;)

    Cuida a tus mascotas. La realidad siempre supera a la ficción.

    Todo depende del cristal con el que se mire. La realidad siempre supera a la ficción.

    Hay veces que el destino te atrapa entre sus garras y no puedes luchar contra él. La Realidad siempre supera a la Ficción.

  • 48
  • 4.71
  • 87

Desde hace varios años la escritura es la mejor terapia para soportar una sociedad cada vez más insoportable. Mis historias intentan poner en movimiento las magníficas fotografías de un amigo, un proyecto que poco a poco va cogiendo forma.

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta