cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

28 min
UNA HISTORIA DE AMOR Y CHAT
Amor |
01.10.18
  • 3
  • 0
  • 598
Sinopsis

Treinta años después, de pura casualidad, Javi y Maribel se reencuentran y... Pues eso, que "se casaron, fueron felices, comieron perdices y etc., etc., etc. Y nada más, amigas, amigos. Un saludo a todas, a todos y hasta la próxima historia...

~CAPÍTULO 2º

También ella me reconoció al instante pues el momentáneo atontamiento, imbecilidad más bien que de mí se apoderara al reconocerla, no bastó para que dejara de observar cómo su rostro palidecía y sus ojos se abrieran como platos. Supuse en ese momento que también yo debía presentar una cara que de seguro sería todo un poema. También ella había quedado allí, a la entrada al local, muy poco adelantada al dintel de la puerta, quieta, estática, como una estatua. La estatua de una Venus se me hizo, pues la condenada estaba bella, espléndida de verdad a sus más que cincuenta y cuatro años, cincuenta y cinco. Desde luego que esos casi cincuenta y cinco años no los representaba, pues diría que nadie le daría más allá de los cuarenta y cinco, cuarenta y seis/cuarenta y ocho a lo sumo.

Como siempre había pasado entre nosotros, fue ella la que rompió el fuego avanzando hacia mí decididamente; hacia mí, que estaba en casi absoluto estado de “shock” traumático sin poder mover un músculo de mi cuerpo. Así que se llegó hasta mí, me tendió la mano y, fríamente, me saludó.

• Hola Javier
• Hola Maribel… Co… ¿Cómo estás?
• Ah, bien, gracias. A ti también te veo bien. ¿Nos sentamos? Vinimos a comer, creo, ¿No es así? Sentémonos pues. Tan pronto acabemos de comer me marcharé. No esperaba encontrarme contigo, la verdad. Si llego a sospechar que “Otoñal no sé qué”  eras tú, esta cita nunca su hubiera producido
•  Lo imagino.

No supe contestar otra cosa a su exabrupto. Estaba hecho un manojo de nervios y, aunque nunca la tuve, también presa de una gran timidez. Aunque creo que mejor sería decir que muy, pero que muy impresionado por ella, por volverla a ver. Me acababa de decir que si hubiera sabido que era yo, no habría venido. De que no quería ni verme, no me podía caber duda. Pero… ¿Y yo?... ¿Qué hubiera hecho yo si llego a percibir que “Diciembre41” era ella, Maribel?... Francamente, no lo sabía, no podía saberlo. Siempre he opinado que para saber lo que harías en ocasiones determinadas, tenías que verte en ellas. Y ahora me encontraba en la determinada ocasión de tenerla frente a mí; de volver a hablar con ella… ¿Qué es lo que, en verdad, quiero hacer ahora? Estamos aquí, los dos, sentados a la mesa, uno frente a otro. Está claro que ella está aquí, sentada frente a mí, pero no a mi lado, no conmigo; eso, desde luego, no lo quiere. Sí, está sentada frente a mí, pero por compromiso, por no dar el “mitin”, como antes se decía. Pero tan pronto acabe de comer se marchará. Sí, se marchará porque no quiere ni verme.

¿Y yo?... ¿Por qué estoy aquí? ¿Por qué sigo aquí, sentado y ante ella? ¿Por qué, sencillamente, no me levanto, me excuso diciéndole que todo ha sido un error, error de principio a fin, y me marcho? Seguro que ella me lo agradecería, pues se evitaría envaramientos y malos tragos en general, lo mismo para ella que para mí.

Pero allí seguía, sin casi poder hablar porque las palabras ni me salían; sin casi poder respirar pues el aire apenas si llegaba a mis pulmones; y abocado al infarto o la congestión coronaria pues el pulso me iba disparado, las palpitaciones del “cuore” ni te cuento y la tensión sólo Dios sabría por qué nivel andaría. Sí, allí estaba, allí seguía, sentado, sin levantarme ni, mucho menos, intentar, pensar siquiera en irme. Porque, sencillamente, al verla sentí que el tiempo no existía o había vuelto al pasado en ese preciso instante y de golpe, sin solución de continuidad. El tiempo en un instante acababa de retroceder veinticinco-treinta años, y yo me veía con dieciséis-veinte años y a ella la veía con casi quince-diecinueve años. Y a mí me veía tan enamorado de ella como entonces y a ella tan bella, tan divina y adorable como entonces era.

Y no, no podía levantarme; ni podía irme. No podía permanecer lejos de ella ni un minuto más. La necesitaba como al aire para respirar. No, eso no es exacto, pues antes prescindiría del aire para respirar, antes moriría de asfixia que de dejar de verla a ella, pues ella volvía a ser el aire para mis pulmones, la sangre para mis venas, el calor que mantenía vivo a mi cuerpo.

La comida transcurrió, a decir verdad, con bastante más pena que gloria. Puede decirse que no cruzamos palabra; todo se fue en monosílabos o las socorridas apelaciones al tiempo: Que si era o había sido bueno, malo o regular. Eso de que se habla cuando no hay de qué hablar, cuando la conversación es forzada; cuando el estar en compañía es más que forzado y se desea acabar la entrevista cuanto antes. Porque a la legua se veía que Maribel estaba molesta allí, conmigo, y que estaba deseando terminar la comida para marcharse, abandonarme definitivamente y sin remisión ya.

Y a mí eso me partía el alma No, sin seguir viéndola me sería imposible ya vivir. Sabía que volver a tenerla era una quimera, nunca, nunca otra ver podría ser, mas, realmente, eso ya casi carecía de importancia para mí, ya que lo tenía más que asumido; vamos, que lo aceptaba como se acepta lo inevitable, como se acepta ir al dentista cuando ya no hay más remedio, como se acepta el pedrisco en el campo o la sequía que agosta los campos…como se aceptan los desastres naturales… Pero, por lo menos, volver a verla, a aspirar su aroma, el olor incomparable de su cuerpo,  de su ser; escuchar otra vez su risa cantarina o volver a perderme en su sonrisa, en la profundidad de sus ojos negros, abismo insondable de embriagadoras negruras…

La comida se acabó como todas las cosas de este mundo llegan a su fin, “a sé acabar e consumir”, como reza el poema de Jorge Manrique. Aunque ella quiso pagar la mitad de la cuenta yo se lo impedí: “Un caballero nunca consiente que las damas paguen” le dije, recordándole que yo siempre fui, ante todo, un caballero, y abandonamos el restaurante. Le ofrecí acercarla con el coche a su casa pero ella lo denegó. Prefería irse en taxi, me dijo. Me instó a que la dejara allí, a la puerta del restaurante; en aquella esquina de Narváez con Ibiza en espera de que apareciera un taxi libre.
Una vez más me dio la impresión de que yo allí estorbaba y bien tentado que estuve de seguir su consejo, marcharme y dejarla allí. Me decía que eso sería lo mejor, cortar de una vez por todas algo que yo creía superado, cosas del pasado, pero que había bastado volver a verla sólo una vez más para que el pasado se volviera a hacer presente. Presente que de nuevo me partía el alma; que de nuevo me enloquecía de dolor…
Mas por finales no me fui, sino que permanecí allí, en aquella esquina, junto a ella. Como un pasmarote, sin hablar… Pero allí, como el condenado en espera de sentencia. Pasaron unos minutos y que Maribel se impacientaba, se desesperaba, era algo por entero evidente. Yo, cada vez me sentía peor; más hundido; más perdido en la vida… Al fin, le recomendé que llamara a uno de esos números de radio-taxi para solicitar uno. Así lo hizo y pareció tranquilizarse un tanto.  
• Dicen que en diez minutos como máximo estará aquí el taxi. Menos mal, que ya empezaba a ponerme nerviosa… ¿Me das un cigarrillo, Javier? Perdona, acabé los míos.
• No pasa nada. Toma. ¿Fuego?
• Sí, gracias
Le encendí el cigarrillo. Marisol dio unas chupadas al pitillo; expulsó el humo al aire y volvió a hablar
• Javier de verdad; es una tontería que sigas aquí. En nada llegará el taxi. No merece la pena que sigas perdiendo aquí el tiempo. Anda, márchate.
Me brotó del alma. Sin quererlo, sin pensarlo, sin nada de nada… Fue espontáneo, fue el corazón y el alma hablando por su cuenta, sin que el cerebro interviniera para nada; sin que nada de nada interviniera
• ¡Maribel, no quiero que te vayas! ¡Quédate, por favor! Pasemos la tarde juntos como habíamos quedado en hacer… Por qué me huyes… Qué te he hecho… Dímelo Maribel… ¿En qué te he ofendido nunca?
Cuando apareció en la puerta del restaurante, antes de verme y reconocerme, Maribel sonreía, pero cuando se dio cuenta de quién era “Otoñalnisélosnúmeros” la sonrisa se heló en sus labios y desde entonces su rostro se tornó de lo más serio. Pero aquella seriedad no fue nada comparada con la forma en que sus ojos me miraron tan pronto como yo solté lo que mi alma, mi corazón, quisieron decir por su cuenta y riesgo
• Javier, será mejor que dejemos las cosas tal cual están… No… No quiero hacerte sufrir más de lo que hasta ahora te he dañado… Javier, te vi… Te vi aquella noche que me “pescaste” en el coche con Miguel Angel, y en la guisa que yo estaba… Casi desnuda… Hacía con él lo que a ti no te permití en cuatro años al menos de novios…
• ¿Me…? ¿Me viste?
• Sí, te vi Javi… No al principio, no cuando debiste vernos, al pasar junto al coche… (Se sonrió con amargura en su sonrisa) ¡Estaba muy “ocupada” yo entonces para advertir que alguien pasaba junto a nosotros!... Fue luego, cuando ya nos habías dejado atrás… Te vi de espaldas, pero te reconocí al momento… Me sentí mal entonces… Sucia… Eso es sucia… ¿Por qué tenías que verme así?... ¿Por qué hacerte sufrir así?... Sentí que acababa de echar sal y vinagre en una herida todavía abierta, la herida de haberte dejado…
• Maribel perdí la novia que tenía, de eso no me queda la menor duda como tampoco de que esa novia es irrecuperable. Pero también tenía, tengo espero, una muy querida amiga. Una amiga desde mis diez-once años… A esa amiga no quisiera perderla… No quiero perderla… ¡Quédate conmigo, Maribel, mi muy querida amiga!... Pasemos juntos esta tarde… Y las tardes que desees y bien te parezca en el futuro…
Cuando acabé mi súplica quedé anhelante de su decisión, como si de tal decisión dependiera mi propia vida… Maribel me miraba casi más seria aún que antes, si tal cosa fuera posible y yo desfallecía por momentos esperando su fallo.
• Javier… ¿De verdad será así?... ¿No, no querrás de mí luego algo más que amistad?... Javi, eso no podrá ser. No puedes volver a querer lo que ya no podrá ser nunca, porque me obligarías a volver a hacerte daño porque no podría acceder a tus deseos… Javi, yo tampoco quiero renunciar al amigo que siempre fuiste tú para mí… Pero no al precio de volver a hacerte daño, querido amigo…
• No sucederá Maribel, mi querida amiga. Amigos siempre… A no ser que algún día desees tú otra cosa… Pero eso lo decidirás sola y únicamente tú…
El semblante de Maribel cambió de inmediato al iluminarle una sonrisa que le cubrió todo el rostro, de oreja a oreja se diría… Adelantó hacia mí su mano al decir
• ¿Amigos Javi?
• Amigos, y sólo amigos… Maribel
Se abalanzó sobre mí y me plantó dos sonoros besos, uno por mejilla, y me abrazó con calor. Le devolví los dos besos, también uno en cada mejilla y también me abracé a ella
• Javi, no sabes lo que me alegro de volver a verte… De poder disfrutar de tu compañía… Te quiero mucho Javi… De verdad, mucho, mucho… (Marisol volvió a desgranar su cantarina risa) Como amigo, claro…
Reímos los dos con ganas esa su última ocurrencia y volvimos a abrazarnos, a obsequiar nuestras mejillas con besos de cariño, de infinito cariño… Mas no de amor…
• Bueno Javi, ¿dónde quieres llevarme esta tarde?... ¿Habías pensado algo?
• Hombre Maribel… El taxi no tardará ya en venir…
• ¡Y para qué lo necesitamos ya! Porque, para que te enteres, desde hoy tú me llevarás a casa cada día que salgamos… ¡A mi casa claro, no a la tuya! ¿Y no pretendas subir conmigo so pena que te ganes un rodillazo… ¡O quién sabe qué! Que te conozco “maromo” no en balde en otro tiempo fui novia tuya… ¡Y menudo “pulpo” que a veces pretendías ser… ¡Porque saldremos más días, digo yo!
• Desde luego que saldremos más días… Siempre que tú quieras, me aguantes y no te canses de salir conmigo… O no surja otro Miguel Angel en tu vida… Pero debemos esperar al taxis… Vendrá con el contador en marcha y no está bien despedirnos del taxista a “la francesa”…
• Claro, tú siempre tan cumplidor, tan caballero y tan leal… No me acordaba yo ya de esa caballerosidad tuya… En fin, como quieras… Una tontería porque eso hoy día ya no lo hace nadie… ¡Cómo se nota que no ejerces la carrera…!
Efectivamente, el taxis llegó en pocos minutos, no más de seis o siete, y le cancelé la carrera hasta ese momento. Me cobró un plus del 20% en base a no sé qué, que yo más bien lo achaqué a latrocinio puro, pero esa tarde no quería meterme en ningún “jaleo”, por lo que sin rechistar pagué a aquel tío ladrón lo que tuvo a bien pedirme
Como siempre sucede, las damas te dicen dónde quieres que vayamos, pero, como también siempre sucede, son ellas las marcan y deciden el programa a seguir, por lo que Maribel decidió que diéramos algunas vueltas por el Retiro.
Visitamos la Rosaleda y los Jardines de Cecilio Rodríguez; el Palacio de Cristal y el pequeño estanque a su entrada, con esa especie de cabañas que forma el ramaje de muchas de las plantas que ante él crecen, plantas de hojas que llegan hasta el suelo formando así tales “cabañas” de follaje. Eso de meternos en esas “grutas” fue idea de Marisol, queriendo así recordar, revivir, aquellos lejanos años de nuestra infancia. Maribel reía y casi saltaba como una cría, como aquella cría de casi nueve, casi diez años que años ha conociera y de la que tan buen amigo me hice. 
Luego quiso visitar el monumento a Alfonso XII junto al estanque del Retiro, y hasta hizo que alquiláramos una de las barcas del estanque, por lo que allí estaba yo, quitada la americana y desmangado hasta por encima del codo, corbata algo más que aflojada y sujeta corbatas en el bolsillo superior de la camisa, remando como un condenado a galeras.
Salimos del Retiro cuando empezaba a oscurecer para iniciar una “romería” de bar sí, bar también; tasca sí, tasca también; cervecería sí, cervecería también, tomando vinos, de ese “peleón” de las más que secas tierras de La Mancha: De Valdepeñas y Villarrobledo, de Tomelloso y La Roda, de Consuegra y San Clemente, de Madridejos e Infantes, de Tembleque y Cózar… Yo blanco, ella tinto para diferenciarnos en el gusto. Y con los vinos las raciones de oreja a la plancha, callos a la madrileña de la casa, patatas bravas y al alioli, chopitos fritos y calamares a la romana… Y gambas y cigalas y langostinos a la plancha que a Maribel le encantan…
Así, con raciones y tapas, cenamos a cuerpo de rey, para a las once irnos al cine Narváez que antes se intitulara Sala de Reestreno Preferente; es decir, el circuito de salas que pasaban las películas de forma inmediata a que salieran del circuito de cines Estreno, los típicos y tópicos cines de la Gran Vía. Y así acabó aquel primer domingo que volví a compartir con Maribel
Aquella noche de nuestro primer domingo juntos tras muchos años, quedamos en volver a vernos no al siguiente domingo, sino todo el fin de semana, desde el medio día del viernes hasta el domingo. Claro, por la noche, cada móchelo a su olivo, por aquello de la relación simplemente amistosa. Mas eso quedó, desde ese primer fin de semana, como institución que cada “finde” indefectiblemente se repetía, para en poco tiempo pasar a vernos cada día.
Sobre las siete-ocho de la tarde pasaba a recogerla por el despacho de abogados que Maribel montara conjuntamente con una vieja compañera de carrera, amigas que fueron desde primer curso, Maite, que resultó recordarme de aquellos dos-tres meses casi escasos que cursé en la Complutense, aunque yo, la verdad, ni idea de quién podía ser pues ni por el forro la recordaba.
Resultó además que, lo que son las cosas, desde que me conoció, más bien de vista diría, su loquito corazón latía más deprisa cada vez que nos cruzábamos o coincidíamos en algún sitio. Entonces me enteré de que en varias ocasiones intentó “intimar” conmigo, sobre todo desde que Maribel me dejara en la estacada, muy dispuesta a consolar mis cuitas amorosas, y en forma arto más “expresiva” que Maribel nunca me permitiera durante todo nuestro noviazgo.
Si a diario pasábamos juntos unas cuatro-cinco horas, desde las siete-ocho de la tarde hasta más menos las doce, una de la madrugada, los “finde”, sábados y domingos, estábamos desde las once-doce de la mañana hasta la una o las dos de la madrugada que la dejaba en su casa. La rutina de la despedida nocturna, eso todos los días pues todos los días nos veíamos y salíamos juntos… Sí, como novios aunque sin serlo… La rutina digo, era su despedida con dos besitos mutuos, uno en cada mejilla, un “Hasta mañana” y ella bajándose sin más del coche para correr a su portal, desde donde me enviaba su último “Adiós” lanzándome otro besito, este soplado en la mano.
Como digo, así a diario… Hasta que una noche, cuando aparqué el coche ante su portal para que se bajara y marchara a su casa, Maribel no me dio los consabidos besitos, ni me dijo hasta mañana… Tampoco se bajó enseguida del coche, sino que se quedó allí, sentada a mi lado y con la vista fija en un punto del horizonte, punto que creo que ni ella misma en realidad veía…
Estaba seria, hierática, sin hablar, sin mover un músculo de su rostro… Yo me asusté ante ese insólito proceder, pues era la primera vez, desde que empezáramos a salir, que la veía seria, sin sonreír… Me inquieté, pensando: “Marejada habemus, mi muy querido Javierito”… Al rato, pero sin dejar esa mirada perdida en el horizonte, fija en un punto que diría no estaba viendo, empezó a hablar
• Javier… No quiero seguir durmiendo sola… No quiero dormir sola esta noche… Ni la de mañana, ni la siguiente… Ni ninguna de las que me queden de vida… Que nos queden de vida a ti y a mí. Las quiero pasar todas y cada una de ellas contigo…
Yo estaba perplejo escuchándola pues eso, esas palabras era lo único que de sus labios esperaba oír, ni entonces ni nunca. Ella entonces sí que me miró, sí que volvió el rostro hacia mí y, con voz casi trémula siguió hablando
• Acógeme de nuevo contigo Javi… No… No me rechaces ahora… Te lo suplico si quieres… No me guardes rencor por el pasado… Por favor Javi… No… No…
No la dejé seguir hablando. Me abalancé sobre ella y la besé. Temblando, sí; temblando de emoción, de dicha, de felicidad… De amor, de cariño inmenso…  La besé en la boca con pasión inusitada y con inusitada pasión ella correspondió a la caricia… Nos “morreamos” con ardor supremo, con furia salvaje… Como si en ello nos fuera la vida… Nos mordíamos labios, cuellos, mejillas… Ella hundía sus uñas en mi carne presa del fuego que la quemaba, del infinito deseo de ser feliz y de hacerme a mí dichoso, mientras sin cesar repetía
• Te quiero Javier, te quiero con toda mi alma, con todo mi ser, con toda yo… Ya verás, te haré feliz, te haré dichoso… Nunca, nunca mujer alguna te querrá como yo te quiero, nunca ninguna te habrá querido como yo te quiero… Sé que te quiero desde siempre, desde que éramos críos… Perdóname amor; perdóname por no haberme dado cuenta antes de todo lo que te quiero, de todo lo que desde que éramos casi niños te llevo queriendo… Sin enterarme amor, sin enterarme… ¡Cuánto tiempo perdido…! Perdido por mí, por mi ceguera… Me… Me aturdí… Me… me subyugó, me deslumbró aquel ambiente que encontré cuando entramos en la Universidad… Me deslumbró Miguel Angel, con sus formas mundanas, su labia, su apariencia…
Acalle sus lamentos con un beso… Y cuando su boca por fin quedó liberada murmuró en mi oído
• Subamos a casa cariño… No esperemos más… No perdamos aquí más tiempo… Te necesito dentro, dentro de mí… Te lo prometo Javi, te lo prometo… Necesito que me ames, que me quieras… Y necesito amarte yo a ti, quererte yo a ti….
Creo que me cuesta a mí más tiempo decirlo que a nosotros, a Maribel y a mí, llegar a la puerta de si piso. Ella abrió esa puerta y a mí se me ocurrió hacer una auténtica “jilipuertez”, pero qué queréis, queridos/queridas, las más de las veces el enamorado tiene bastante de eso, de “jilipuertas”, por no soltar el más directo y llano epíteto de “gilipoyas”, que digamos sería el más “académico” en el castellano de andar por casa, aunque resulte mal sonante y de maneras más bien que poco “finolis”. Mi eximia jilipoyez estribó en que cuando vi aquel vano de puerta abierto ante mí y a mi dulce Maribel a mi lado deshaciéndose en mieles, que también era ya hora, digo yo, no se me ocurrió idea mejor que agarrarla con una mano por sus todavía más firmes que fofas “posaderas” abarcando la otra mano por algo más arriba de su media espalda para así, es decir, de tal guisa intentar izarla a pulso sobre el suelo, intento que se coronó con milagroso medio éxito.
Y digo medio porque si bien así, en esa estática posición, más o menos logré aguantar el tipo, cual esforzado macho ibérico carpetovetónico defendiendo el honor de tan ilustre macho cavernario, al intentar dar el primer paso que permitiera a la “feliz novia” cruzar en su “Noche de Bodas” aquel umbral sin que sus piececitos tocaran el tal, la costalada que “novia” y “novio” nos pegamos fue de las de pronóstico. La Madre de Dios y qué trompazo que nos arreamos. Pero quien más malparada resultó fue Maribel, pues al fallarme las piernas, y como “las desgracias nunca vienen solas” ella fue quien primero se vino abajo, por lo que si ella dio con todos sus huesecitos en el santo y duro suelo, yo en parte caí en blando, pues el tronco al menos fue a parar sobre el busto de Maribel.
Mas quiso la suerte que yo cayera de manera que mi mano derecha quedara bajo la espalda de mi amada beldad y, fíjense en la casual coincidencia, con el mando de la cremallera de su vestido justito en dicha mano derecha de un servidor de ustedes. Instantáneamente a mi privilegiado intelecto llegó una idea tan sumamente estratégica que al mismísimo Napoleón Bonaparte haría palidecer de envidia ante ella: Tirar hacia debajo de aquella cremallera hasta dar con ella algo más debajo de donde se dice que la espalda pierde su casto nombre. ¿Cuál fue su reacción ante tan sutil estrategia? Ni más ni menos que sacarse el vestido más por los pies que por la cabeza y mandarlo a hacer puñetas pasillo adelante, para seguidamente desabrocharse el sujetador y enviarlo junto al vestido
A continuación, se puso en pie de felino salto y echó a correr tras vestido y sujetador al tiempo que gritaba
• ¡A que no me pillas! 
Aquí convendría advertir que Maribel de siempre fue pelín tramposa y esa noche no olvidó sus viejas artimañas, con lo que cuando se levantaba me arreó un estrujamiento más que apretujado en cierta parte la mar de noble, amén de blanda y dispuesta en pareja de iguales para hoy que de poco no me deja sin resuello, lo que le valió a ella una cierta “ventajilla” en tiempo. Salí corriendo tras ella que, por cierto, creí que hacía la tontería de detenerse apoyándose en la pared del pasillo para descalzarse, con lo que en un instante la estaba atrapando, pero en el momento que me disponía a agarrarla por un brazo, la muy tramposa me empujó y me mandó de nuevo al suelo, largándose de mi lado entre sonoras carcajadas
• ¡Qué no me pillas!  ¡Que no me pillas!
Volví a levantarme y volvía correr tras de ella hasta que la alcancé ya en su dormitorio. Demasiado tarde para ganarle, pues estaba sentada en la cama, las bragas por el suelo junto con una media que debía acabar de quitarse cuando entré.
• ¿Ves? No me pillaste
• ¡Serás cara dura…! ¡Hiciste trampas! Dos veces además
Maribel se me reía a mandíbula batiente
• Vale… ¡Pero no me pillaste!
Me abalancé sobre ella por enésima vez aquella noche e iniciamos un nuevo “morreo” de los de antología. Yo prácticamente estaba sobre ella que estaba con las piernas colgando y los pies en el suelo… Nuestras bocas se separaron un momento siquiera para reponer algo de aire en los pulmones. Entonces ella me volvió a susurrar al oído
• ¿Te gusta cómo me he puesto para esperarte? ¿Todavía te gusto? Dime la verdad Javier… Sé que ya no soy la jovencita que fui y que tú conocías. Que más tengo cincuenta y cinco años que cincuenta y cuatro. Pero… ¿Te puedo gustar todavía?
• Maribel, eres, eras y siempre serás la mujer más bella del Universo
• ¡Mentiroso! ¡Adulador!... Pero me gusta que me mientas… Que me digas esas cosas tan bonitas…
• No son mentiras Maribel… Es la verdad… Eres una mujer maravillosa… La más bella y espléndida que jamás conocí ni jamás conoceré… Tienes un cuerpo que me enloquece; que me embriaga… ¡Qué hermosa eres, mi amor!
• ¿De verdad te gusto?... ¿Ves cómo tenía que llegar antes que tú? Tenía que hacerte trampas para que me encontraras así, desnudita para ti, mi cielo. Quería gustarte más que nunca, que babearas por mí… ¡Ja, ja, ja!... ¡Tal y como estás babeando ahora… Ja, ja, ja… Sí, creo que no me mientes, que de verdad te gusta lo que estás viendo… ¡Y tocando!... ¡No seas bruto cariño! Más suavecito amor…. Así cielo… Así está mejor… Te quiero Javi, te quiero mi amor…
La besaba toda ella, de pies a cabeza y la acariciaba extasiado en aquel cuerpo de diosa griega del Partenón… Porque para mí Maribel era eso, una Diosa… Y como una Diosa, hasta entonces para mí inaccesible… Creía estar viviendo un sueño, una irrealidad… Porque sólo en los sueños lo inaccesible puede hacerse accesible. De nuevo Maribel dejó deslizar nuevas palabras en mis oídos
• Javi amor. Súbete bien a la cama. Tiéndete y pon la cabeza en la almohada… Quiero acabar de desnudarte… ¿Me dejarás, cariño mío?
• Soy todo tuyo… Tu esclavo si así lo deseas…
Maribel, poco a poco, como si de mí estuviera haciendo un “estriptis”, y con una ligerísima ayuda mía, me despojó de pantalones, calzoncillos y calzoncillos… Luego se encaramó encima de mí musitando de nuevo
• ¡Penétrame Javi, penétrame…! ¡Hazme tuya cariño…! Tuya para siempre mi amor… ¡Maridito mío…!
Pocos días después, los estrictamente necesarios para reunir la necesaria documentación, el matrimonio entre Maribel y yo quedaba formalizado en el Registro Civil
Desde entonces han pasado los años, doce para ser más exactos y Maribel y yo seguimos juntos, amándonos más aún que en aquella “Noche de Bodas”, porque la convivencia, cuando en ella reina el amor, el cariño sincero y mutuo, incrementa y engrandece el amor primigenio, dotándolo además de equilibrio y serenidad. De tranquilidad y sosiego… Tranquilidad y sosiego diurnos, pues al llegar la noche y reunirnos en el tálamo conyugal lo que reina es la pasión, el ardor abrasante del amor hecho sexo, un sexo derivado del amor que nos profesamos el uno al otro y que cada noche reverdece en nuevos brotes que le mantienen siempre joven, siempre apasionado y más firme cada día.
Al mismo día siguiente de aquella nuestra primera noche, Maribel vino a instalarse conmigo en mi casa de Sainz de Baranda con lo que la casa ganó un 1000% en alegría, pues ella, por sí sola, a mí me llena de luz y me embriaga en dulzuras e inmensa alegría… Es como un hermosísimo canario cantarín que me alegra la vida con su sola presencia
Y, aún a sus casi sesenta y siete años, recordemos que le llevo dieciocho meses prácticamente justos, me tiene más loquito cada día. Ella suele acostarse como Brigitte Bardot decía acostarse, con unas gotas de perfume y nada, absolutamente nada más. Dice que para estar siempre dispuesta para su maridito. Yo, a veces, trasnocho algo, yéndome a la cama cuando ella está ya dormida. En el agobiante verano madrileño solemos dormir sin más ropa de cama que la sábana bajera. Entonces, me encanta verla así, desnuda… Me extasío admirándola mucho más que mirándola. Suelo entonces sentarme al pie de la cama con mucho, muchísimo cuidado para no despertarla, y desde allí no me canso de mirarla, de admirar ese cuerpo de diosa griega que, al menos para mí, conserva en toda su esplendidez, y seguro estoy conservará mientras viva.
A veces se despierta y me ve embobado con ella. Me pregunta entonces si me sigue gustando y yo, claro está, le digo que cada día me embriaga más, me enloquece más… Que cada día que pasa está más y más espléndida. Ella sonríe feliz, me tiende los brazos y me dice
• Ven cariño, ven a mí y demuéstrame cuanto me dices. Demuéstramelo como tú sabes hacerlo
No tuvimos hijos, pues ella se hizo una ligadura de trompas a poco de casarse con el Miguel Ángel… Por eso, alguna vez que otra me viene a la mente aquella estrofa de la canción “Al Alba”, de Luis Eduardo Aute

Los hijos que no tuvimos
se esconden en las cloacas,
comen las últimas flores,
parece que adivinaran
que el día que se avecina
viene con hambre atrasada

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Este relato no tiene comentarios
  • Treinta años después, de pura casualidad, Javi y Maribel se reencuentran y... Pues eso, que "se casaron, fueron felices, comieron perdices y etc., etc., etc. Y nada más, amigas, amigos. Un saludo a todas, a todos y hasta la próxima historia...

    De pipiolos, Javier y Maribel dfueron más "novietes" que novios. Pasó el tiempo y cuando más o menos salían de la adolescencia, Maribel dejó "plantado" a Javier para hacerse novia de un compañero de Universidad, con el que acabó por casarse

    Nines, por Angelines, fue mi imposible amor de juventud...¿en verdad tan imposible?

    Adaptación de la película del mismo título, de Jaime de Armiñán, en 1971/72, y que causó alto impacto en el público y mucha extrañeza de que la Censura la dejara pasar "sana y salva", dado el tema, la transexualidad de mujer a hombre

    Y a mis treinta y cinco, puede decirse que me casé con ella... Y Colorín, colorado, esta historia ha terminado

    A mis diecinueve años, me enamoré de mi prima Merche, de casi veinticinco

    De cómo la que en mi adolescencia, haciendo bachillerato, fue mi profesora de Latín y Griego, acabó siendo mi esposa y mujer

    Pues que a mi buena amiga Mariola, lesbiana de pro ella, se le emperejiló, un buen día, ser madre pero por el ancestral sistema de la casera fabricación de bebés, pasando de "niños-probeta" y otras zarandajas por el estilo...

    Isabel, diez-once años más joven que yo, era mi médico de cabecera... Pero yo fui a enamorarme perdidamente de ella...

    Y esta historia llega aquí a su final. Gracias a todas/todos que me habéis leído, llegando hasta aquí... Que os haya gustado, es lo que desearía, y si os acordáis de puntuarme y comentarme algo, pues ya sabéis, mis queridas amigas, mis apreciados amigos

  • 87
  • 4.34
  • 542

Me gusta leer relatos románticos, de AMOR, no simplemente sexuales. En el amor el sexo está implícito, como soporte perpetuador del amor entre la pareja, pero el amor es mucho más que sexo, pues ante todo es cariño mutuo, asistencia y apoyo mutuo; comprensión del uno hacia el otro... Verdadero compañerismo en suma. Y, la verdad es que si me gusta leerlos, todavía más me gusta escribirlos. En fin, que espero poder publicar algo algún día.

Tienda

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta