cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

7 min
Una historia de vida
Amor |
22.09.15
  • 5
  • 0
  • 530
Sinopsis

Mi padre tenía una amigo de la infancia que sabía contar historias de esas que nos inquietaban y nos divertian a mi y a mis amigos. Nos sentábamos atentamente a escucharlo. Un lugar desde su decir tenia un modo angelado. La particularidad de Cacho era que aparte de ser entrañable llevaba un lunar de nacimiento en forma de mancha, de un color rosáceo que se apostaba en el lóbulo de su oreja derecha. Tenia en la voz un dejo de años y tiempo suspendido. Cacho falleció como todos lo haremos y con su partida se fueron también sus historias atrapantes. El tiempo paso y por esas cosas de la vida me mude no muy lejos de mi casa, a un barrio cercano. En pocos días me encontraba frecuentando un bar de mala muerte para reencontrarme con una parte de mi y de un lugar de mis antepasados, que tenían que ver sobre todo con mi padre. Empecé yendo a mirar partidos de fútbol y estando allí sentía que el tiempo se detenía en mi mente, como si ese barsucho antiguo guardara algún secreto que yo no estuviera viendo, pero que me tenia atrapado por vaya a saber que causa. EMi padre tenía una amigo de la infancia que sabía contar historias de esas que nos inquietaban y nos divertian a mi y a mis amigos, nos sentábamos atentamente a escucharlo. Un lugar desde su decir tenia un modo angelado. La particularidad de cacho era que aparte de ser entrañable llevaba un lunar de nacimiento en forma de mancha, de un color rosáceo que se apostaba en el lóbulo de su oreja derecha. Tenia en la voz un dejo de años y tiempo suspendido. Cacho falleció como todos lo haremos y con su partida se fueron también sus historias atrapantes. El tiempo paso y por esas cosas de la vida me mude no muy lejos de mi casa, a un barrio cercano. En pocos días me encontraba frecuentando un bar de mala muerte, para reencontrarme con una parte de mi y de un lugar de mis antepasados, que tenían que ver sobre todo con mi padre. Empecé yendo a mirar partidos de fútbol y sentía que el tiempo se detenía en mi mente, como si es barsucho antiguo guardara algún secreto que yo no estuviera viendo, pero que me tenia atrapado por vaya a saber que causa. Escuchaba a los viejos hablar de los años dorados de su juventud y en un modo de espejo se reflejaban en mi. Música, fútbol y política no eran un tema menor en estas charlas de café. Un sábado por la tarde mientras tomaba una cerveza, escuche una voz parecida a la de cacho, rápidamente volteé para mirar quien hablaba con ese dejo de nostalgia. La sorpresa fue terrible, prfunda e increíble. Aquella persona que vi entrar era cacho, lo primero que mire fue el lunar en su oreja, ahí estaba esa mancha de nacimiento tan peculiar. En ese instante todo cuanto habia vivido se desmoronaba y se tornaba irreal. Habíamos estado con mi familia en su velatorio, algo no estaba bien y no podia razonar desde ningún lugar lógico que era lo que estaba sucediendo. Este hombre que parecía una aparición se acercó hacia la mesa de los viejos que jugaban a los naipes en el fondo del salón. Lo miraba, lo escuchaba y seguía sin poder salir de mi asombro. De repente alguien de la mesa lo saluda y le dice " que haces cachito como estas" mientras yo me miraba las manos y el cuerpo como si algo no estuviera en su lugar en mi. No me animaba a decir nada, pero necesitaba una explicación. Después de escuchar lo que intercambiaba con los gerontes del bar, me anime a hablarle para darle algo de alivio a mi mente. Le comencé preguntando si hacía mucho que frecuentaba el bar. Me respondió que venía a ese bodegón desde que era un niño, que para el ese lugar era muy preciado. Indague con respecto a su club de fútbol, su musica preferida y temas diversos. En un momento de esa conversación el me dijo que había vivido una vida bohemia, yendo de bar en bar y que toda la vida estuvo detrás de una busqueda. La búsqueda tenía que ver con un hermano gemelo que había sido separado de el al nacer. Esas palabras me llenaron los oidos, me dieron tranquilidad y ternura pero preferí callar y no hablarle de la existencia de su hermano gemelo que tan presente yo lo llevaba. No pude decir la verdad pero encontré un pedazo de mi infancia, una parte de mi padre y una gran historia de vida. Escuchaba a los viejos hablar de los años dorados de su juventud y en un modo de espejo se reflejaban en mi. Música, fútbol y política no eran un tema menor en estas charlas de café. Un sábado por la tarde mientras tomaba una cerveza, escuche una voz parecida a la de Cacho, rápidamente volteé para mirar quien hablaba con ese dejo de nostalgia. La sorpresa fue terrible, prfunda e increíble. Aquella persona que vi entrar era cacho, lo primero que mire fue el lunar en su oreja, ahí estaba esa mancha de nacimiento tan peculiar. En ese instante todo cuanto habia vivido se desmoronaba y se tornaba irreal. Habíamos estado con mi familia en su velatorio, algo no estaba bien y no podia razonar desde ningún lugar lógico que era lo que estaba sucediendo. Este hombre que parecía una aparición, se acercó hacia la mesa de los viejos que jugaban a los naipes en el fondo del salón. Yo lo miraba, lo escuchaba y seguía sin poder salir de mi asombro. De repente alguien de la mesa lo saluda y le dice " que haces Cachito como estas" mientras yo me miraba las manos y el cuerpo como si algo no estuviera en su lugar dentro de mi. No me animaba a decir nada, pero necesitaba una explicación. Después de escuchar lo que intercambiaba con los gerontes del bar, me anime a hablarle para darle algo de alivio a mi mente. Le comencé preguntando si hacía mucho que frecuentaba el bar. Me respondió que venía a ese bodegón desde que era un niño, que para el ese lugar era muy preciado. Indague con respecto a su club de fútbol, su musica preferida y temas diversos. En un momento de esa conversación el me dijo que había vivido una vida bohemia, yendo de bar en bar y que toda la vida estuvo detrás de una busqueda. La búsqueda tenía que ver con un hermano gemelo que había sido separado de el al nacer. Esas palabras me llenaron los oidos, me dieron tranquilidad y ternura pero preferí callar y no hablarle de la existencia de su hermano gemelo que tan presente yo lo llevaba. No pude decir la verdad pero encontré un pedazo de mi infancia, una parte de mi padre y una gran historia de vida.
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 17
  • 4.7
  • 100

Escritor aficionado. Amante de las letras

Tienda

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
19.09.18
25.05.18
Encuesta
Rellena nuestra encuesta