cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

10 min
UNA LEYENDA DEL VIEJO OESTE
Terror |
03.06.19
  • 4
  • 12
  • 666
Sinopsis

No sabia que me iba a costar tanto volver a escribir. Bueno, espero sea de su agrado. Saludos cordiales a todos.

Del incesante polvo asomaba la canción de las moscas; cientos de ellas riéndose degeneradas, una tras otra bailando sobre la carne chamuscada, perversas y retorcidas criaturas saboreando el dulce aroma de un caldo caliente de arena, vísceras y dientes.

La cruz en el pecho del apuesto Sawyer había tintineado inquieta mucho antes de que los primeros calores de la muerte empezaran a envolverle. Sería para él imposible recordar el momento en que mojó los pantalones; tal vez fue aquel grito al pie de la colina, o ese cadáver colgado a la entrada de la aldea. Ya no importaba, el miedo había hecho su trabajo y ahora arrastrado contra su voluntad tenía que obedecer.

Había tenido un mal presentimiento cuando la hija del cantinero le había dicho que esperara en aquella bodega. Sí, todo había ido mal desde ahí. Tres tipos le habían dado una golpiza, el cantinero incluido, claro. El sheriff tuvo que sacarlo en medio de puños y patadas para después golpearlo él también. Su esposa usaba un perfume de lilas encantador, nunca había sido su intención pero bien sabe el diablo como lo disfrutó.

Nadie había hablado a favor del pobre Sawyer Kane, el populacho que había exigido enfurecida la horca ahora carcajeaba satisfecha las órdenes del alcalde. La vieja mina tenía el mismo nombre que el pueblo. Y BaskerVille era el averno, muchos estaban de acuerdo y si una lagrimita de las rameras de Madam Lunielle había caído, no había durado mucho. De la tropa de curiosos infelices ya se aglomeraban unos cuantos a las puertas del muy concurrido burdel.

Fue así como nuestro amigo emprendió una larga marcha a un hueco de piedra gigantesco que lo esperaba hambriento. El sheriff y dos de sus hombres se habían encargado de recordarle todas esas historias que se contaban de la aterradora devoradora de hombres. Nadie duraba mucho, según decían. Ni siquiera los capataces, cientos entraban y nadie volvía. El oro llegaba, eso era lo importante, y como su tata decía, donde hay oro siempre habrá sangre.

Fue el humo a lo lejos lo que calló completamente las historias, a menos de un kilómetro de su destino llegaba sonriente el hedor de la muerte. Muy al oeste, los últimos Cheyenne habían apilado sus chocitas formando una pequeña aldea. Vivían de lo poco que les daba la tierra, de la pesca y de la tradicional caza del bisonte. Un grupo pacífico, noble y orgulloso de las antiguas costumbres.

Había sombras del pasado entre ambos pueblos, eso era seguro, pero para la mayoría eran buenas personas. Muchos encontraron en ellos un milagro después de que la plaga de cólera llegara a aquellas tierras. Y es que conocían el poder de las plantas, sus rezos a la tierra les devolvió la vida a muchas familias que no encontraban salvación en la medicina del hombre blanco. Por eso cuando se acercaron más y divisaron el fuego decidieron ir a investigar.

Sawyer estaba temblando, aquel grito y el maldito cadáver a la entrada habían hecho que sus dientes castañearan tan fuerte que creyó que en un momento iban a romperse. El sheriff y los otros habían desenfundado sus armas desde que bajaron la colina. No solo ya era el hedor, el Cheyenne de la entrada debía medir como dos metros y se habían encargado de crucificarlo boca abajo a más de seis.

Tímidas lenguas de fuego ignoraban satisfechas a los visitantes, su crepitar ya era débil y las que iban desapareciendo regalaban el horror en los cuerpos que habían sufrido su tacto. A lo lejos, una mula que se había derrumbado aun pateaba débilmente, una especie de tormentilla de arena que los golpeó parecía advertirles, pero no fue suficiente. Tres pasos y un perro salió exhausto de las entrañas del animal, no había hecho reparos en acurrucarse dentro de él para devorarle, bañado de sangre y bilis parecía casi divertido de aquellos rostros que no podían dejar de mirarle.

El más joven del grupo, el albino, como solían llamarle, casi vació el tambor de su revólver en el cuerpo de la bestia. Sawyer arrojó todo lo que había en sus tripas ahí mismo, el sheriff demandó que inmediatamente se levantara y salieran lo más rápido posible, pero justo cuando estaba a punto de hacerlo una mano cogió la pierna del rubio que estaba detrás del alguacil, solo alcanzó a escucharse un leve grito ahogado y el tronar de sus huesos cuando fue arrastrado a una de las derruidas chozas.

Figuras empezaron a emerger de los escombros; de pronto eran tres, cuatro, y de pronto muchísimos más. Pánico, los casquillos caían y seguían apareciendo, reptaban y otros en cambio se movían vertiginosos, sus cuerpos mutilados y abrasados eran levantados por el hambre que habitaba en esos ojos. Luego un nacimiento perverso. Una nube informe de moscas empezó a desprenderse de aquellos que ya no podían levantarse, una canción nació de ese enloquecido zumbido, algo que bailaba y seducía, algo que se estiró con un beso a los labios del albino y lo quebró por dentro, lo profanó y lo transformó en un nuevo siervo del señor de la muerte.

Sawyer Kane tenía una pistola en sus manos y ni una sola bala, el sheriff tuvo que gritarle enardecido para que corriera con todas sus fuerzas y lo hizo, el dolor en sus piernas le dijo que aún estaba vivo. El terror acarició sus cuerpos y rodaron por la colina, del incesante polvo asomaba ese sonido infernal a sus espaldas y se obligaron a levantarse. Gritaban exigiendo fuerza a sus débiles cuerpos, gritaban por que no sea su último aliento, corrían, tropezaban, hasta que el sonido de una carabina les devolvió el alma al cuerpo.

Skah, viejo ishna witca, lloraba su gente. Su rostro era un concierto de arrugas que se estremecía, te rompía el corazón. El hombre blanco nos regaló la codicia, pronunció levemente. La fiebre del oro llegó a su mermada gente y ahora le había sido arrebatado todo lo que había amado. Un par de ellos, jóvenes osados, trajeron algo consigo de las profundidades de esa diabólica mina. Tal y como decían las historias nadie volvía, ellos no lo hicieron, dejaron el alma y volvieron con cientos de seres devorándoles la carne y los huesos.

Cuando se dieron cuenta de la desgracia, lucharon, pero fracasaron. El Cheyenne se detuvo a mirarlos fijamente y dándoles munición a ambos les hizo una seña para que cubrieran cada flanco en su sigiloso avance. Sawyer negaba con la cabeza lo que sus ojos veían, había juntado valor suficiente para acompañar a ese par de locos pero aquello era completamente irreal. Decenas y decenas de indios se arrancaban sus propios órganos poco a poco, se habían vuelto carroña de sí mismos y ofrecían gustosos sus carnes a quienes eran fuertes y podían levantarse.

 A Sawyer la visión estuvo a punto de echarle a vomitar, pero el disparo a su costado alejó el malestar que rápidamente le obligó a moverse. Era uno de ellos, según dijo el sheriff. Cogieron una madera ardiendo y el mismo Skah liberó su aprisionada alma de ese martirio. La reacción de la masa enloquecida no se hizo esperar, demasiado rápidos, atacaron al alguacil a dentelladas, fue imposible detener aquella brutal carnicería sin correr la misma suerte.

El cielo seguía más gris que azul, pero en ese momento borrones negros se apiñaron de forma imposible nublando el paso de Sawyer y el Cheyenne. Uno a uno los cuerpos extrañamente fueron cayendo, una mar de pestilencia inundó todo y las moscas en una danza macabra formaron una densa cortina a su alrededor. Sawyer comprendió lo que pasaba, prefería el mismo acabar con su vida que correr el mismo destino que el albino o el resto de indios. No fue así, no fue hasta que el más horrible de los gritos se hizo escuchar, que comprendió que no era así.

Aquello que parecía una mujer a cuatro patas empezó a correr directo hacia ellos sin detenerse, le dieron todo el fuego de sus armas, nada hizo a esa cosa retroceder. El viejo Ishna Witca intentó torpemente recargar su carabina pero la bestia ya le había arrancado la mitad del cuello y sus voraces fauces empezaron a morder desesperadamente su vientre. Si eso había sido alguna vez una mujer, ahora no quedaba rastro alguno. Sawyer casi aulló al contemplarla.

Sus ojos eran dos cavernas huecas sangrantes, los brazos estaban doblados en una forma imposible para su cuerpo, y con el cuello retorcido como una serpiente se alzó solemne en dirección de su último apetitivo por digerir. Sawyer rompió la cadena que ataba la cruz a su pecho, en unos segundos de una salvaje acometida había perdido casi la mitad del brazo izquierdo pero con el otro había clavado hasta la raíz todo el metal en el cuello de aquel ser deforme.

La bestia chillaba en una lengua sin nombre, las moscas se introducían en todos los orificios de su carne y se hinchaba. Sawyer se desangraba, ya no importaba, tomó lo primero que encontró y que aun ardía y lo tiró encima de aquella perversa atrocidad. Su grito hizo temblar a la tierra del espanto, no llovió hasta mucho después, cuando el fuego terminó de llevarse el horror y devolverle la paz a todos los muertos.

Se cuenta que fueron los indios sioux los que encontraron al agonizante Sawyer Kane, dicen algunos que lo curaron y vivió muchos años. Otros que volvió al pueblo de Baskerville y lo ahorcaron, otros pocos que se convirtió en el mejor sheriff que tuvo el pueblo. Nadie sabe en realidad que pasó con el apuesto Sawyer, la mina cerró y de la desaparición del pueblo Cheyenne nació una leyenda.

En medio del desierto, cuando el verano llega a su punto más alto, algún viajero desafortunado llega a escuchar la canción de las moscas.

 

____________________________________________________________________

¡GRACIAS POR LEER!

Blog:https://roadatnight.blogspot.pe/

Instagram: https://www.instagram.com/road_at_night/ 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 43
  • 4.58
  • 87

Llueven silencios que sueñan con aplastarme; el lápiz todavía sonríe, eso es lo importante.

Tienda

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta