cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

9 min
UNA LUCHA INJUSTA
Reales |
31.03.21
  • 5
  • 4
  • 636
Sinopsis

Estuve en una lucha que no fue justa. Yo no pedí esa lucha y perdí. No hay vergüenza en perder esas luchas, solo en ganarlas. He llegado a la fase de sobreviviente y no me he esclavizado como víctima. Miro hacia atrás con tristeza y no con odio. Miro hacia el futuro con esperanza y no con desilusión. Puede ser que nunca olvide, pero no necesito recordar constantemente. Fui una víctima. Soy un sobreviviente. Frank Ochber

Transcurría un día del mes de agosto del año 1981, las agujas del reloj marcaban las 9 de la noche. En ese momento asistía a una jornada médica en un centro asistencial de salud en la ciudad de Maracay. Venezuela. En ese instante se escuchó repicar el teléfono de una amiga y colega, a quien le avisaban que su hija menor tenía fiebre muy alta. La doctora algo angustiada se levantó de su asiento y se dirigió hacia la salida de la clínica. En vista de la oscuridad que reinaba afuera del recinto regresó al sitio de reunión y se dirigió a mí.

—Graff, por favor, acompáñame al estacionamiento para retirar el vehículo.

Me levanté del asiento y ambos nos dirigimos al aparcamiento de la institución. Al llegar hasta el auto, la colega extrajo la llave de su bolso y al intentar abrir la puerta, dos personas aparecieron en forma sorpresiva. Uno de ellos apuntó con su arma de fuego a mi cabeza y el otro colocó un arma blanca en el abdomen de la colega.

— Entren rápido al vehículo, —gritó el que portaba la pistola.

La doctora se resistió y se negó a entrar al vehículo. El delincuente que portaba el revólver apuntó a la frente de la colega y la conminó a entrar al auto.

—Entre al vehículo colega, —le dije, porque nos van a matar si no lo haces.

Ambos ingresamos al interior del auto bajo amenaza de muerte. Una vez dentro del auto, el delincuente que portaba la pistola se puso al frente del volante y entregó la pistola a su compañero. Bajo constante amenaza nos ordenaron quitar la ropa, entregar las pertenencias, mantener la cabeza abajo y las manos en alto; luego el auto a exceso de velocidad tomó rumbo desconocido. Durante varias horas nos trasladaron de un sitio a otro. Agotado por tener las manos en alto y la cabeza hacia abajo, involuntariamente bajé las manos. El sujeto que conducía el vehículo y nos observaba a través del espejo retrovisor gritaba en forma amenazante y grosera.

—Viejo imbecil sube las manos porque te las voy a cortar, — decía a gritos el sujeto.

Inmediatamente, yo subía de nuevo las manos.

El tiempo transcurría e íbamos de un lugar a otro hasta que el auto se detuvo en un camino solitario. Había mucha oscuridad alrededor. El chófer descendió del auto e inspeccionó la zona, no sin antes dar la orden a su compañero.

—Mátalos si intentan escapar. —dijo al compañero.

El otro delincuente permaneció en el auto con un revolver apuntando hacia nosotros. Hubo unos minutos de silencio, levanté la cabeza y observé que el sujeto estaba drogado, pero tranquilo, entonces me atreví a dirigirle unas palabras.

—Eres un buen muchacho y la doctora está desnuda, por favor, tira su ropa fuera del vehículo, —le dije en voz baja.

El joven sin responder tiró el bolso y la ropa de la colega al medio del camino sin que el amigo se diera cuenta. Pasado unos minutos el chófer regresó y haciendo disparos al aire.

—Salgan del auto y corran hacia su izquierda, —gritó el sujeto.

Asustados corrimos hacia la izquierda como fue la orden dada, pero era tan inclinado el desnivel que rodamos y al final del barranco una cerca de alambre de púa nos detuvo. La colega sufrió heridas leves en el rostro y yo en la pierna izquierda. Allí estuvimos en silencio durante varios minutos. Cuando sentimos que los delincuentes se habían marchado subimos la cuesta y nos sentamos a descansar a la orilla del camino. A los pocos minutos con la luz de la luna caminé un corto trayecto, encontré el bolso y el vestido rojo de la colega. El bolso solo contenía un lápiz labial, media caja de cigarrillos y unas cerillas; el dinero y los documentos personales se lo habían llevado. La colega extrajo dos cigarrillos de su bolso y allí sentados bajo la luz de la luna fumamos nuestros sendos cigarrillos.

Ausente la amenaza y drenado parte del estrés vivido, la colega se levantó y vistió con su falda. La blusa cubrió la mitad inferior de mi cuerpo. Así anduvimos un largo trecho hasta encontrar una pequeña vivienda. Al acércanos bajo aquella oscuridad los perros ladraron, inmediatamente las luces de la vivienda se encendieron. El dueño de la vivienda, un campesino del lugar habló desde la puerta de la vivienda.

— ¿Quién anda allí? —preguntó

—Necesitamos ayuda, —respondí al señor.

El señor portando un machete se acercó hasta el patio trasero de la vivienda.

Le expliqué todo cuando nos había sucedido y al vernos medio vestidos nos prestó ayuda sin dejarnos entrar al interior de su casa. Me ofreció un pantalón y una camisa que doblaba mi talla, pero era lo que había. Me vestí y cedí la blusa a la colega para completar su vestido.

—Por favor señor ¿Podría llamar a policía?, —supliqué.

—Claro, —respondió el señor.

A los 30 minutos llegó la patrulla de la policía y nos trasladaron a la comisaría de Turmero, una población a 15 kilómetros de distancia de Maracay capital del estado Aragua. Eran las cuatro de la mañana cuando entramos al recinto policial. Nos invitaron a sentar en un banquillo de madera y luego nos hicieron entrar en forma individual a una pequeña oficina. Nos interrogaron sobre los hechos y tomaron nota de nuestros datos personales y de los objetos robados. Culminado el interrogatorio solicité nos permitieran una llamada telefónica, la cual fue concedida.

A esa hora logramos establecer comunicación con nuestros familiares. La doctora habló con su marido y le explicó lo sucedido, Yo hablé con un hermano abogado quien inmediatamente hizo presencia y agilizó los trámites ante la policía para que ambos fuésemos traslados a nuestras respectivas residencias con la obligación de asistir a las oficinas de la policía en la ciudad de Maracay para las declaraciones pertinentes.

El marido de la colega llegó al recinto policial y la trasladó a su hogar. La compañera de infortunio se acercó a mí y sin pronunciar palabras se despidió con un fuerte abrazo y lágrimas correr por sus mejillas.

Una hora después llegué al hogar de mi hermano mayor en la ciudad de Maracay. Mi hermano, cuñadas y sobrinas me recibieron con gran cariño y exclamación de consternación por lo acontecido. Relaté a mis familiares como se sucedieron los hechos y del maltrato a que fuimos sometido. Luego cuando el reloj marcaba las 10 de la mañana hice presencia ante la policía de investigación criminal para aportar todos los detalles y reconocer a los responsables del secuestro en un sin número de fotos de delincuentes que presentaron. La colega no asistió ese día a las declaraciones ante el ente policial.

Después de declarar pero sin reconocer a los responsables del secuestro abandoné la estación de policía. Regresé al hogar de mi hermano, que para ese momento fue mi hogar transitorio después de mi recién divorcio. Reposé varias horas intentando conciliar el sueño pero fue imposible. Al cerrar los ojos, las imágenes del secuestro se repetían en mi mente, sobre todo aquellas donde el delincuente nos amenazaba de matarnos. En horas de la noche llegó mi madre y otros familiares alarmados por el acontecimiento. Mi madre lloró al verme en aparente calma.

—Gracias a Dios estás bien hijo. —dijo mi madre.

—Vieja, no te angusties ya todo pasó, —le respondí.

Antes de ir a la cama tomé un ansiolítico y dormí toda la noche. Al día siguiente me incorporé a mis labores en el hospital y la vida continuó.

Los días siguientes al acontecimiento vivido sentía una sensación de vacío, cierta apatía e indiferencia a todo cuanto me rodeaba. El divorcio y la ausencia de los hijos dejaron de ocupar un primer plano en mi vida. Todos mis pensamientos giraban entorno aquellas imágenes de los hechos vividos. .

Las noches se convirtieron en un infierno, era difícil dormir por cuanto al cerrar los ojos repetía en mi mente muchas de las escenas del secuestro, específicamente con el sujeto que piloteaba el vehículo, que a pesar de no haber visto su rostro, su voz amenazante retumbaba en mi mente. Las veces que esa escena se repetía sentía ira e impotencia por no poder luchar. Sentía culpa por no haber defendido nuestras vidas, a sabiendas que si lo hacía estaba expuesto a morir. Fue una lucha injusta, porque el enemigo llevaba ventaja, tenía las armas y nosotros desarmados. La paranoia se apoderó de mi día a día, sentía mucha angustia, veía delincuentes en todas partes. Andaba diariamente en mi vehículo con un perro de compañía.

Renacer cuando no se ha muerto es la sensación que siente el secuestrado cuando regresa a su hogar. El reencuentro familiar implica un nuevo periodo de adaptación, surgen sentimientos encontrados: alegría y tristeza, rabia y remordimiento, ira y compasión; y otros muchos que están influenciados por el tipo de vínculos que se establecieron antes y durante la retención. Indudablemente cesa un padecimiento pero surgen otros que a veces duran toda la vida. La condición de superviviente del secuestrado involucra dos asuntos centrales: el trauma original, que arrebata la libertad, la autonomía, el mundo afectivo, el trabajo, el sosiego, parte de la vida, y los efectos a largo plazo del trauma, que exigen formas especiales de control para no sucumbir ante ellos. Tras el reencuentro, el secuestrado quiere reintegrar su existencia, recuperar los múltiples fragmentos de una vida resquebrajada. El horror de lo incierto. 2001. Diana María Agudelo V.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Impresionante Ramon. Y ya imagino lo ue sentiste. Esto no deja de ser un trauma emocional, y cuesta mucho volver a la normalidad. En este tipo de experiencias entra en juego el instinto de supervivenia, y por eso cuesta centrarse en el resto de la famila, en los avatares circunstanciales que se hayan podido vivir. Es muy interesante la descripción que haces de tu estado de ánimo. Eres un buen escritor.
    Increible historia, me dejo los pelos de punta, muy bien narrado, creeme que rode con ustedes hasta el alambre de pùas. Ser un sobreviviente no es una tarea sencilla.
    Una terrorífica experiencia, narrada en un relato bien logrado, que gracias a sus recursos emocionales, fue superada. La fuerza moral y mental se demuestra, levantándonos, por el mismo sentido de sobrevivencias, intrínsecos en el ser humano, solo que algunos no cultivan dichos recursos emocionales. Gracias por compartir esta historia...Reciba el saludo afectuoso de siempre.
  • Hoy hablé con el tiempo para detener por un instante mi andar y al volver la vista atrás me he dado cuenta del largo sendero que he recorrido. He visto como los años han disipado las fantasías de mi Inocente niñez, la inquietante rebeldía de mi juventud y los años útiles de mi madurez, pero dejó mis reflexivos años de la vejez para recordar y escribir la historia del caminante.

    Estuve en una lucha que no fue justa. Yo no pedí esa lucha y perdí. No hay vergüenza en perder esas luchas, solo en ganarlas. He llegado a la fase de sobreviviente y no me he esclavizado como víctima. Miro hacia atrás con tristeza y no con odio. Miro hacia el futuro con esperanza y no con desilusión. Puede ser que nunca olvide, pero no necesito recordar constantemente. Fui una víctima. Soy un sobreviviente. Frank Ochber

    El embarazo precoz es considerado una gestación de alto riesgo por la inmadurez biológica y psicológica de la madre adolescente. Su mente y cuerpo infantil no están capacitados para afrontar esa gran responsabilidad. Si a esta inmadurez le añadimos: el alto grado de marginalidad social en la cual vive, su deficiente alimentación, la baja autoestima, la inestabilidad, los conflictos en su núcleo familiar y falta de educación sexual; los riesgos de complicaciones maternas y fetales son un mal pronóstico. La mamá bebé es, muchas veces, rechazada por el grupo familiar, obligada a interrumpir sus estudios y resignada a ser madre soltera, por cuánto su pareja, también adolescente evade cualquier responsabilidad. El miedo, el aislamiento y la soledad afectiva que sufre la madre adolescente son proyectados en forma de rechazo al embarazo y al recién nacido con todas las consecuencias que esto significa para ella y para el niño.

    No es posible curarse sin aprender a vivir

    La necesidad de amor invade las diferentes etapas de la vida hasta convertirse en hambre insaciable de afecto.

    Desde el momento en que el cuerpo físico se deteriora irreversiblemente como consecuencia de vivencias de acontecimientos traumáticos o enfermedades crónicas, no importa cómo, pero ese cuerpo se abre como la crisálida para dar libertad a la mariposa que volará al infinito dejando atrás todos los males que te aquejan. es decir, a vuestra alma que queda . Elisabeth Kübler-Ross.

    "Saber que nosotros o nuestros seres queridos vamos a morir algún día crea ansiedad, eso lo descubrimos pronto en la vida. Allí comienza nuestro duelo anticipatorio, miedo a los desconocido, miedo al dolor que algún día sufriremos" (Kübler Ross y Kesller (2004)

    “Una de las trampas de la infancia es que no hace falta comprender algo para sentirlo. Para cuando la razón es capaz de entender lo sucedido, las heridas en el corazón ya son demasiado profundas” Carlos Ruiz Zafón (2001)

    Los cuidadores de personas enfermas, generalmente están sometidos a situaciones estresantes, que les pueden conducir al agotamiento físico y/o mental, ocasionando en el cuidador alteraciones emocionales de tipo ansioso y depresivo. Al no poder o no saber afrontar lo que está sintiendo pueden desencadenar un estrés postraumático con consecuencias imprevistas.

    La ira es una emoción que aparece ante lo que consideramos una injusticia, pero debe expresarse en su momento. Hay muchas formas de manifestar la ira, no necesariamente con agresiones, pero callarla o disfrazarla es autodestructiva.

Jubilado de la medicina, dedico el tiempo libre para escribir, porque escribir es dejar una huella de existencia en el tiempo, Es abrir una ventana al mundo para comunicar pensamientos y sentimientos. Cuando escribo soy yo, como un libro abierto, donde cada palabra escrita expresa mi manera personal de entender e interpretar la vida.

Tienda

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta