cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

4 min
Una relación especial
Humor |
16.02.15
  • 5
  • 1
  • 361
Sinopsis

¿Sabes cuando compartes tu habitación cuatro meses y, en todo ese tiempo, ella no te ha dicho ni un "hola? Pero no solo eso, además parece que va a dejarme, sin importar todos mis intentos por retenerla a mi lado.

Hace casi unos cuatro meses que llegué a Berlín. Cuatro meses en los que he estado compartiendo habitación con ella. Cuatro meses acostándonos y levantándonos juntas. Cuatro meses de domingos con película, chucherías y manta. Cuatro meses en los que me ha aguantado en mis mejores y mis peores días; en esos en los que era todo sonrisas y gracias, y en los que no había quien me dirigiese la palabra. Durante todo este tiempo, siempre ha estado conmigo.

No es una compañera muy habladora. Siempre está en la habitación, da igual el día o la hora, nunca la encontrarás en otra parte. Pasa las veinticuatro horas absorta en sus pensamientos, en un mundo paralelo de alguno de los pertenecientes al multiverso de Punset. Nunca sabes si está dormida o despierta, si te escucha o no; pero es mi compañera y, según el código no escrito de los compañeros de habitación, es mi deber el preocuparme por su bienestar físico y mental (aunque no tenga ni la más remota idea de si en su cabeza hay algo más que un mono tocando los platillos).

La verdad, es que con el paso del tiempo, le he ido cogiendo cierto apego. No puedo decir que haya llegado a quererle, pero ya sabéis eso que dicen de "el roce hace el cariño". Mas, al mismo tiempo que ella se ha ido ganando un hueco mi cajón de seres allegados, he visto como poco a poco se iba deteriorando y, por mucho empeño que he puesto en que siga adelante y vuelva a estar como aquel día de noviembre en el que nos vimos por primera vez, no he logrado que salga de ese bache. 

No se qué es lo que le pasa; he intentado hablar con ella, pero como siempre, no he obtenido respuesta alguna. Intento animarla leyéndole, trayéndole algo para beber... Pero nada, cada día que pasa está más decaída, hasta el punto que temo que ya no pueda hacer nada. He buscado en Internet, pero ni siquiera Google tiene respuesta; he llegado a plantearme usar Bing, pero me salió un sarpullido solo con que la idea pasase por mi mente.

El otro día hablaba con mis padres por Skype y les contaba la situación, aun con ella al lado mía (total, sabía que no diría nada).

- Ya no se qué hacer, qué darle o qué decirle. No lo entiendo, ¿Acaso soy yo? Miradla, casi ni se sostiene.

- Si, tiene mala pinta. ¿Bebe suficiente agua? O a lo mejor es demasiada, puede que sea la calefacción o... Ni idea, no somos ningunos expertos...

- He pensado en decirle a la familia que la saquen de aquí, que no puedo hacerme cargo de ella...

- A lo mejor la madre sabe qué hacer.

Han pasado unos días desde aquella conversación y no he comentado nada. Me da incluso vergüenza, ¿quién confiaría sus hijos a alguien que no es capaz de mantener una planta con vida? No parece una planta delicada de estas a las que hay que cantar por las mañanas y regar con cuenta gotas y agua del manantial de las montañas nevadas de Vete-Tu-A-Saber-Dónde. Pero la maldita se niega a regenerarse, su color cada vez es menos verde y más marrón muerte. Y juro que lo he intentado todo: regarla más, regarla menos, la he movido por la habitación probando distintos ángulos de luz... ¡He llegado a hablarle! Pero parece que odia mi presencia, se niega a sacar una mísera hoja sana, debo tener un aura horrible que ahuyenta cualquier posibilidad de una recuperación botánica.

En cualquier caso, siempre queda una vaga e improbable posibilidad, una chispa de ilusión. Quién sabe si algún día me levantaré y de pronto me veré sorprendida por una vigorosa y feliz planta, que me da los buenos días, dando ejemplo de lo que significa verde esperanza. 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Me resultó muy divertido y entretenido leerlo. Genial
  • ¿Sabes cuando compartes tu habitación cuatro meses y, en todo ese tiempo, ella no te ha dicho ni un "hola? Pero no solo eso, además parece que va a dejarme, sin importar todos mis intentos por retenerla a mi lado.

  • 1
  • 5.0
  • -

Escritora desde que me dieron mi primer lápiz.

Tienda

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta