cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
Una última mirada
Drama |
10.10.14
  • 5
  • 8
  • 1173
Sinopsis

Esta breve historia habla de ese fenómeno que ocurre justo antes de morir. Una instantánea inyección de energía.

          El hombre yace en la cama adormilado. Entra y sale al mundo en intervalos, solo que no es al mundo adonde va. Ojalá pudiera ver el mundo. Lleva mucho tiempo entre esas cuatro paredes blancas. Una de ellas tiene una ventana, sí, pero también lleva mucho tiempo sin arrojar la mirada por ella, pues apenas tiene fuerzas para girarse, ni siquiera recuerda que allí haya una ventana exactamente, pero aún le queda un poco de sentido común, y comprende que esa claridad en la que está bañada la pared que logra entrever solo puede proceder de la calle… y que en esos momentos, por alguna razón, es lo que más necesita. Necesita que esa luz le acaricie el rostro, necesita mirar a través de la ventana, para ver el mundo, porque al igual que sabe que esa luz procede de una ventana que no recuerda, es consciente de que su final está cerca, y no quiere irse sin ver por última vez algo más que esas cuatro paredes, sin ver el brillante cielo azul, sin ver las verdes hojas de los árboles, sin ver los impresionantes edificios medievales, vikingos y árabes. Solo así se irá completamente feliz. Pero no puede, es incapaz siquiera de levantar del todo los párpados.

     Por supuesto, toda su familia está ahí. Está entre una insistente neblina. Pero está. Los oye. Los siente. Ojalá pudiera pedirles que le dieran la vuelta. Al igual que él, saben que el final está cerca. Y se siente contento, agradecido y querido. Él también les quiere ahora más que nunca. Un leve dolor le arde en algún lugar imposible de identificar, pero no le importa, porque los tiene a ellos. Con esas personas a su alrededor, se siente feliz; pero aún así, sigue experimentando la apremiante sensación de girarse y echar una última mirada al mundo. Solo espera poder hacer eso. Para poderse ir tranquilamente y completamente dichoso…

     De pronto, algo poderoso, enérgico, le golpea suavemente el cerebro, el cual envía señales a sus ojos para que los abra del todo; estos, por supuesto, lo hacen. Ve bien. Luego continúa enviando mensajes al resto de su cuerpo. Así pues, en menos de  un segundo, su cuerpo entero se gira hacia la ventana, provocándole por unos breves instantes una ceguera debido a la claridad, para dejar paso a lo que había estado deseando ver durante mucho tiempo. No contento con eso, su cerebro lanza otra señal eléctrica, y le hace incorporarse, quedando sentado, con los pies colgando de la camilla del hospital, de espaldas a su familia… y de frente al mundo. Sonríe. No lo percibe en su rostro, pero sí en su interior, en su corazón. Ojalá todos los allí presentes supieran cómo se siente en este momento. Seguro que así dejarían de estar tristes.

     Tan repentinamente como había venido, esa extraña energía se esfuma de su cuerpo, y su cerebro va anulando sus envíos, haciéndoles retroceder uno a uno. Su cuerpo vuelve a debilitarse, y se tumba, se gira, y los párpados le bajan lentamente, consiguiendo ver por última vez las siluetas brumosas de todos los que están ahí.

     Esa debilidad cada vez es más intensa, pero ya no le importa y se deja llevar, porque ya ha conseguido lo que quería. Y como para demostrarlo, coge una fuerte bocanada de aire, y la suelta. Sonríe. No lo percibe en su rostro, pero sí en su interior, en su corazón. Ojalá todos los allí presentes supieran cómo se siente en este momento. Solo así dejarían de estar tristes.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Una breve pero magnífica historia. Se puede percibir lo que siente el protagonista, capaz de sacar un poco de energía para irse tranquilo y feliz. Te felicito
    He decidido empezar por el primero de tus relatos publicados y no por el primero de la lista, que resulta ser el último. Me ha gustado tu estilo narrativo desarrollando una historia mínima. Y aprovecho desde aquí para agradecerte tu comentario (y valoración) a mi relato "Sin piedad". Como veo que te gustan las historias de terror, te invito a que leas otro par, al menos, que tengo también por esta página. Aunque el calificativo de terror es estrictamente eso, tengo otras que, dentro del género de suspense, podrían incluirse también dentro de la anterior rúbrica. Un saludo.
    Muchísimas gracias por interesarte y decidir echar un vistazo a los relatos ''antiguos''. Es un placer recibir tus comentarios. A mí también me fastidia un poco que se queden en el olvido los relatos, por eso siempre trato no solo de leer el recién subido de algún autor, y me busco entre sus escritos algún otro. Sin duda leeré ese tuyo primero. Saludos.
    Ricardo, que bien haber dado marcha atrás y rebuscado en este relato que se me había pasado. Es una pena que el sistema de la página invite tanto a olvidar los relatos que se publicaron hace un tiempo (a mi me pasó que el primer relato que envíe, que creo que es el mejor que tengo, se leyó mucho menos que los demás). Bueno, a lo que voy. El relato tiene poesía, sentimiento y cercanía. Nos haces sentirnos como si fuesemos el personaje y estremece su deseo, como el de un niño, por mirar el mundo por última vez. Es un relato lleno de luz y con un mensaje que llena el espíritu sin resultar almibarado. Creo que es un muy buen trabajo.
    Gracias, Fedérico, por pasarte y comentar. Un saludo.
    Muy buen relato, Ricardo. La narración completa tiene un estilo adecuado para el mensaje y la situación, todo cierra perfectamente. Abrazo.
    Muchas gracias por todos tus comentarios y valoraciones, Carlo. Me alegra que a partir de uno, decidieras leerte los demás. Eso da fuerzas para seguir publicando aquí. Saludos.
    Genial relato. Muy bien descrito, pude verlo todo con claridad. Muy bien trasmitido la situación. Afortunadamente no leí la sinópsis (nunca las leo, a menos que sea un cuento de 30 min), porque habría arruinado el misterio de saber qué demonios estaba ocurriendo. Creeme, al final se entiende sin necesidad de regalarlo. Eso es lo que mantiene la tensión narrativa, el misterio.
  • ''La obsesión puede ser un pozo sin fondo''. Mi blog: www.rizaval.blogspot.com

    ''Amistad... Traición... Violencia...''. Vuelvo a subir el que creo que es uno de mis mejores relatos. Al menos es uno de mis preferidos. Espero que guste a todo aquel que no lo haya leído y que se atreva a leerlo hasta el final.

    ''¿Quién hay tras un disfraz?''

    ''De pronto, todo puede cambiar...'' Otro relato que resubo para quienes no lo hayan leído.

    ''Hay cosas que marcan para siempre''. Otro relato que resubo a la web.

    ''A veces no es bueno ayudar...'' Subo esta mini historia que creía que ya había publicado aquí.

    Esta breve historia habla de ese fenómeno que ocurre justo antes de morir. Una instantánea inyección de energía. Resubo el primer relato que publiqué en esta web.

    ''¿Hay algo más peligroso?''

    ''Viajar en el tiempo no es tan difícil...''

    Resubo este relato para quiénes no lo hayan leído. Espero que os guste.

Llevo escribiendo desde muy pequeño, cuando dejaba las historias a medias para realizar las portadas con folios doblados por la mitad. Mi principal inspiración es Stephen King, por lo que me gusta escribir relatos de terror, aunque siempre digo que escribo una HISTORIA, no un GÉNERO.

Tienda

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta