cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

6 min
Vagos recuerdos
Drama |
04.01.15
  • 0
  • 0
  • 279
Sinopsis

Cuento breve acerca de la desesperación de un amor perdido, un poco triste y quizá, exagerado, pero así es mi estilo.

Como empezaba esta historia.
Ah si
Ya lo recuerdo.
Hace tiempo que deseaba olvidarla pero no puedo, al menos no de noche.
En el día es fácil pretender que lo he superado, pero, en la obscurudad, siempre vuelve, una y otra vez, repitiendose en mis sueños, o más bien, en mis pesadillas, noche a noche, sin descanso alguno. Creo que es momento de plasmarlo en algún lugar y ver si así puedo librarme de su recuerdo... Llevo ya 3 años sin poder dormir sin la ayuda de esas malditas pastillas. Quizá esto me ayude a salir adelante...

Comenzó hace 4 años, más o menos, después de una vida así se pierde el sentido del tiempo, día a día. Yo vivía en Europa, para ser más precisos en Francia, en la cuidad de Lyon. No era muy grande, ni muy concurrida, pero era perfecta para mi, cultura, vida nocturna, un festival internacional de cine, al menos yo no podía pedir más. Estudiaba mi primer semestre en la Universidad, nada menos que Ingeniería Industrial, sé que no estaba muy de moda, pero que se le iba a hacer, me apasionaba. Y de hecho, yo nisiquera había nacido allí, era de un pequeño pueblo al norte de Estados Unidos, y por más que me gustara el francés siempre me descubría a mi mismo escribiendo en inglés. Pero en fin, supongo que eso pasa con todos los idiomas que se tratan de aprender. Tarde o temprano, vuelves al origen.
Pero disculpa, estoy divagando

A grandes rasgos vivía una vida de estudiante, pasar hambre de vez en vez, ir a Bares, embriagarme, uno que otro ligue esporádico por aquí y por allá, viajes, presión de exámenes, en fin, una vida normal de estudiante. Como dije, no podía pedir nada, o quizá si, a ella.

Como describirla, era guapa, pero su belleza iba más allá de eso, nisiquera sabía bien su historia, apenas la había conocido al entrar a la escuela, hacia poco menos de un mes y no había tenido el valor para acercarme a ella, venía de otro país, de Suecia para ser exactos, sin embargo no era muy alta, tenía el cabello color café fuerte y largo, se escurrís por sus hombros y espalda como un sedoso río, su cuerpo era hermoso, no tenía demasiados atributos pero no los necesitaba, lo que tenía era todo lo que cualquier hombre podría pedir, sus ojos eran de un color verde y su sonrisa, su sonrisa era encantadora, un amanecer en mis ojos, lástima que lo único que yo no tenía, era valor...

En fin, divago de nuevo...

Acortare esto un poco, meses pasaron sin que le hablará hasta que, un día, por accidente, comencé a conversar com ella, una plática leve, sin mucho sentido acerca del "que tan buenas pueden ser en realidad las albóndigas suecas" nunca había probado las albóndigas suecas, y así, sin proponérmelo, sabiendo que si lo hubiera buscado no hubiera funcionado, termine en su casa un Viernes en la noche, sólo con ella y las dichosas albóndigas. Cabe destacar que eran excelentes, en serio, no tienen idea del sabor y como se deshacían en la boca, dioses, definitivamente las mejores albóndigas que haya podido probar.

Me perdí de nuevo, es sólo que su sabor... No, volvamos a lo principal

Una noche, eso fue todo, comimos y bebimos hasta saciarnos, el vino era un tinto del Rejo, excelente y sobretodo, fuerte. Subió a nuestras cabezas como la espuma de una cerveza, y nos relajo, nos hizo acercamos, cada vez un poco más, hasta que paso. Beso a beso, prenda a prenda nos arrastramos hasta su dormitorio donde pasamos la noche, no les mentiré, fue divertido, mágico, el mejor sexo que he tenido en toda mi vida. Pero sólo fue una noche. Y ese fue el problema. Al día siguiente en la escuela nisiquiera me miro, intenté hablar con ella y nada, culpo al alcohol, a su situación, al estrés, la escuela. Todo, menos una cosa, a mi. Me considero atractivo, cabello cobrizo, ojos café claro, una altura decente y una buena forma física, nunca me han faltado mujeres. Pero ella, ella era diferente, era la primera que podría considerar, especial. Me di cuenta que le había enamorado de una persona que sólo me había usado una sola noche. Por ebriedad y eso, eso me hizo trizas...

Divago, siempre divago, pero que puedo decir, no he sido el mismo desde el día en que pensé en arrebatarle todo a la fuerza, mi deseo fue fuerte más que yo, me arrastro hacia su casa, la seguí, pero, al verla, tranquila en su sofá leyendo con una taza de café en la mano, me di cuenta que no podría hacerlo. Ella era perfecta, en cambio...

Yo no.
Y no lo sería jamás.
Muchos pensarían que la asesine o que le causé daño. 
No
No sería capaz de herirla.
Pero 
Herirme a mi.
Vaya eso es diferente...


De allí la pesadilla se vuelve difusa, fragmentos largos y cortos se agolpan en mi mente con un dudoso orden cronológico, agitados.  Y no los culpo, esos días, fueron un infierno.

Días que de verdad llegue a odiar,

Alcohol y cigarrillos en cantidades exhorbitantes.
Fiestas.
Desenfreno total.
Droga.
Éxtasis, LCD, Ácidos.
Marihuana.
Heroína y Cocaína.
Tequila, Vodka, Whiskey.
Marlboro, Lucky.
Sexo sin amor.
Sexo sin gusto.
Sexo sin excitación siquiera.
Sexo hecho, por el simple deseo de olvidar, de borrar una huella y rellenar un espacio inexistente.


Pero sobre todo recuerdo la depresión, esa maldita sensación de desesperanza, de saberme perdido por algo tan ridículo como el amor de aquella persona, de esa niña sueca que había llegado a alterar mi vida, y ella, no, ella nunca lo notaria, me hacia daño con su indiferencia, con su banalidad, con su desinterés, con el simple hecho de seguir su vida, sin reparar más en mi.

Después de allí, después del 27 de Enero de ese año, a poco menos de dos semanas de lo sucedido su casa, recuerdo la pesadilla de verdad

Alcohol.
Un mal viaje con Mariguana.
Soledad.
Una Navaja
La sangre.
Ella.
Las luces del hospital.
Voces de médicos.
El tenue sabor de la anestesia. 
Una cama ajena.
Ella. 
Un pastel.
Vendas.
Ella.
Ella.
Ella. 
No se porque me cuido tanto tiempo.
No se porque se fue de súbito.

Sólo se que quizá intentó remediar su error, se dio cuenta de que yo la necesitaba, pero se fue, de nuevo y sólo me dejo una opción...

Ella es demasiado perfecta como para hacerle daño.
Pero hacérmelo a mi.
Esa es otra historia.
Y te juro, que la próxima vez.
La próxima vez no fallare...

 

 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Este relato no tiene comentarios
  • Este relato no tiene valoraciones
  • Cuento breve acerca de la desesperación de un amor perdido, un poco triste y quizá, exagerado, pero así es mi estilo.

  • 1
  • 0.0
  • -

Un estudiante de preparatoria, me gusta leer y escribir. Espero que lo disfruten aunque sea un poco depresivo. En el blog encontrarán trabajo tanto mío cómo de otros amigos.

Tienda

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta