cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
VI. La Ciudad del Olvido - Marcado.
Varios |
01.09.16
  • 4
  • 0
  • 821
Sinopsis

Sexta entrega de la saga La Ciudad del Olvido. Nuestro protagonista debe enfrentarse, tras una larga batalla a muerte contra la Parca, a un viejo y conocido enemigo. Todo lo que consiguió, todo lo que construyó, se ha esfumado en un centenar de lágrimas grisáceas.

N/A: Para los despistados:

-Primera parte: http://www.tusrelatos.com/relatos/la-ciudad-del-olvido-sonrisa

-Segunda parte: http://www.tusrelatos.com/relatos/la-ciudad-del-olvido-despedida

-Tercera parte:  http://www.tusrelatos.com/relatos/la-ciudad-del-olvido-hogar

-Cuarta parte: http://www.tusrelatos.com/relatos/la-ciudad-del-olvido-anhelo

-Quinta parte: http://www.tusrelatos.com/relatos/v-la-ciudad-del-olvido-rey-sin-reino

 

 

La vida se escapaba en cada suspiro que se evaporaba de mi cuerpo, convirtiéndose en parte del Etéreo. Todo mi alrededor sucumbió a la justicia furiosa de la luz, bañándome en un mar de blancura. Todo lo que podía sentir era una ternura y calidez escalofriantes; casi podría pensar que no me lo merecía. Casi.

Susurros emergían de cada suspiro de luz, como un oleaje fantasmagórico que, dentro de la calidez en la que me hallaba, destacaba por su hostilidad y frialdad. El reino de paz empezaba a quebrar ante mi atónita mirada. A compás de la danza de las sibilantes voces empezaron a nacer sonrisas sombrías, hambrientas de la luz del día y de las sombras del crepúsculo. La muerte continuaba en su incesante e insaciable avance, devorando por completo el reino de esplendor que hacía unos instantes se había erigido como conquistador supremo de mis alrededores. Una lengua de hedor me golpeó en la sien, despejando por completo mi mente y mi visión, dejándome vislumbrar mi nueva localización. Durante un instante dudé de la veracidad de lo que me relataban mis ojos.

“Bienvenido sea usted de nuevo, viejo amigo. Veo que ha sufrido usted ciertos… Percances. Espero que su retorno a La Ciudad del Olvido le sea tan agradable como a todos nos es ver un rostro familiar como el suyo. Estamos muy agradecidos de poder volver a verle, amigo.”

La ironía y la frialdad de sus palabras me apuñalaron como un centenar de dagas embadurnadas en el más ponzoñoso de los venenos. Volvió a mi esa sonrisa lobuna acompañada de su fiel amigo y vecino violáceo y humeante. Asentí como pude y seguí a mi carcelero por las callejuelas de aquella ciudad que no hacía mucho se me antojaba acogedora y familiar, pero que ahora se presentaba como la más hostil de las crueldades.

Los habitantes me escupían con sus miradas, me odiaban con sus susurros y me ignoraban, refugiados y amparados siempre por el eterno vapor violáceo que los sepultaba tras un velo ilusorio de traición y mentira. Todas y cada una de las células de mi cuerpo sentían ese hedor, ese estigma; era la marca de un repudiado.

“No, amigo mío, no se encharque en esos pensamientos. No deje que las aguas que fluyen en su vida se llenen de barro por un simple carruaje. Respire, tranquilícese, disfrute de las vistas como antaño hizo. Ha vuelto como un extraño y los ciudadanos detestan los nuevos inquilinos. Confíe en mí, todo volverá a la normalidad, a su debido tiempo. Tranquilo, viejo amigo, denos un poco de tiempo.”

Si algo me sobraba en aquellos días era el tiempo. Nunca pensé en qué mes vivía, ni si quiera sabía en qué año caminaba. La confusión volvió a mí, una marea descontrolada, llena de preguntas que me asfixiaban y me oprimían la razón. Con paulatina ira, las dudas se tornaron en voces y, a su vez, las voces danzaban en formas siniestras y horribles; sombras. Los habitantes de la Ciudad del Olvido se fundían en oscuras figuras a sus mismísimos pies, figuras que me susurraban mis peores temores, desatándome el más pusilánime de los sentimientos; la soledad.

Sentí como algo dentro de mí moría, con una cadencia y ritmo difíciles de descifrar; la Muerte bailaba un dulce vals de horror y agonía, con mi tumba como escenario principal y mis más profundos demonios como público ávido de espectáculo. Todos aplaudían cuando la parca rompía en mil pedazos todo lo que quedaba de mí en mis adentros.

Vivía muriendo, respirando agonía y ahogándome en mis suspiros. Moría viviendo, despertando en mis sueños y devorando mi hambre. Había vuelto a mí la soledad de La Ciudad del Olvido. Mía era la certeza de no volver a sentir la calidez de la luz. Mío era el frío invernal de aquella ciudad maldita. Y mía era la sensación de abandono y desesperación.

Y mía fue la vida, que se me escapaba de entre los dedos, deslizándose en los murmullos de un gentío que sonreía ante mi moribunda decadencia.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Este relato no tiene comentarios
  • Abandona toda esperanza si entras aquí; la esperanza es la visión de un corazón derrotado bajo la luz de una Luna enloquecida de amor, que se desespera con los suspiros de una sola persona. De entre todos los millones, Corvus es el amado de la Luna... y el elegido de los cuervos.

    Séptima entrega de la saga La Ciudad del Olvido. Todo cambia aquí. Todo empieza aquí. Todo acaba aquí. Éste es el punto de inflexión, el ojo del huracán en la no-vida de nuestro personaje.

    Sexta entrega de la saga La Ciudad del Olvido. Nuestro protagonista debe enfrentarse, tras una larga batalla a muerte contra la Parca, a un viejo y conocido enemigo. Todo lo que consiguió, todo lo que construyó, se ha esfumado en un centenar de lágrimas grisáceas.

    Quinta entrega de la saga La Ciudad del Olvido. En esta ocasión, nuestro personaje disfruta de su nuevo y recién estrenado paladar, junto a sus ropajes frescos y limpios. Poco sabía él que la Ciudad del Olvido nunca olvida.

    Cuarta entrega de la serie La Ciudad del Olvido. Sigue el misterio y sigue la miseria, destartalada tras un velo de infinito violeta. Continua la aventura de nuestro personaje, quien se sumerge a cada paso que da en el corazón de una ciudad cuyos sentimientos no logra descifrar.

    Tercera parte de la serie de entregas con título "La Ciudad del Olvido". Nuestro personaje llega finalmente a la misteriosa Ciudad del Olvido de la mano de su hasta ahora inseparable amigo el hombre con el cigarrillo eterno. Lo que ahí le espera no es lo que él había previsto.

    Segunda entrega de la saga La Ciudad del Olvido. Nuestro personaje sigue avanzando en las entrañas del misterio que le rodea. Aquel que se hace llamar su viejo amigo le insta a seguirlo, caminar con él y sufrir con él. Poco a poco, el protagonista va vislumbrando lo que se esconde tras la oscuridad impenetrable de sus alrededores.

    Oscuridad. Olvido. Desolación. Eso es lo que le espera al misterioso personaje que protagoniza La Ciudad del Olvido. Por no recordar no recuerda ni la luz, la calidez de un abrazo o la mirada de unos ojos benévolos. El destino decide presentar ante él una macabra imagen; una sonrisa. Desde ese instante, el protagonista deberá desentrañar la historia tras la Ciudad del Olvido.

Mis intereses son escasos, como mi talento para cualquier cosa relativa al arte. Lobos, cuervos, literatura, videojuegos. Cuanta menos televisión mejor.

Tienda

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta