cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
Viaje a San Antonio
Amor |
17.05.15
  • 0
  • 0
  • 232
Sinopsis

Martina considera que su vida es prácticamente perfecta. Tiene un trabajo que le gusta, un piso que le encanta y que comparte con Juan, su novio desde hace cinco años. Sin embargo, una llamada pondrá su vida patas arriba. La obligara a volver a San Antonio, el pequeño pueblo del que salió siendo una adolescente. Allí se verá obligada a enfrentarse a su pasado y a aquellos que dejó atrás.

 

Martina miraba a través de la ventana mientras seguía tumbada en su cama. Sentía la respiración de Juan a su lado, no lo quería despertar aún. Sabía que era temprano pero no podía dormir. Su mente estaba puesta en la operación que debería de llevar a cabo esa misma mañana.

Hacía ya un año que había acabado el MIR, y esta no era ni mucho menos su primera operación, pero si que era la primera vez que el operado era un niño. Un chico de solo 8 años con una malformación en el corazón, la operación era arriesgada.  

No podía soportar más tiempo en la cama, así que aunque solo eran las 5 y hasta las 8 no tendría que estar en el hospital salió de la cama y comenzó a ducharse. Al salir de la ducha, le llegó olor a café proveniente de la cocina. Pero se mantuvo un tiempo mirandose al espejo, Martina era morena, con el pelo ondulado y largo, bastante delgada aunque con poco pecho, aunque eso era un complejo que hacía tiempo que ya no le importaba. Tenía unos ojos grandes, marrones con tono avellana. A sus 28 años ya era lo bastante madura como para sentirse segura de sí misma.   

- No hacía falta que te levantarás tu también- dijo Martina mientras abrazaba a Juan por la espalda en la cocina. 

- Eres bastante ruídosa cuando te desvelas, ¿sabés?- Juan se dió la vuelta y beso a Martina en la frente- ¿Nerviosa por la operación? No deberías, eres la mejor

- Y tu el mejor pelota- contesto Martina entre risas. Mientras Juan se alejaba, camino del baño, ella lo observo. Era alto, de pelo castaño, y con una espalda bien formada. Le encantaba la espalda de Juan, pero lo que más le gustó de él cuando se conocieron fueron sus ojos. Le inspiraron mucha seguridad y paz.

Cuando Martina se mudó a Madrid no confiaba en nadie, y en esa postura se mantuvo durante varios años, hasta que conocío a Juan, hacía cinco años ya. Acababa de terminar la carrera de Medicina, y empezaba el MIR. Lo conocío en la cafetería del hospital, puesto que él era radiólogo. La relación entre ellos avanzo de manera bastante rápida, por primera vez en mucho tiempo Martina se dejó llevar. Ahora, la familia y los amigos de Juan eran los suyos, ya que hasta ese momento Martina llevaba bastante tiempo estando sola.         

 

 

La operación había sido un éxito total, el niño se recuperaría y tendría una vida plena. Martina se sentía muy orgullosa de sí misma mientras se lavaba las manos. La operación había durado bastantes horas y había sido extenuante, así que su día laboral se acababa por hoy. Fue hacía las taquillas y lo primero que hizo fue buscar su movil, quería llamar a Juan para contarle todo. Pero se sorprendío cuando vió que tenía una docena de llamadas de un número que no conocía. Antes de poder analizar la situación ese número la estaba llamando de nuevo.

- ¿Martina?- pregunto la voz de un hombre, una voz que le resultaba familiar. 

- Si, soy yo. ¿Quién me llama?- Al otro lado de la línea se escucho un fuerte suspiro. 

- Soy Diego... tu vecino Diego. ¿Me recuerdas verdad?- Ahora la que hizo un ruído fue Martina, pero en este caso fue una exclamación de sorpresa. 

Si claro Diego, claro que te recuerdo... pero, ¿por qué...? - Mira Martina, no hay ninguna manera adecuada de dar estas noticias, y sabés que tampoco soy el hombre más delicado... pero alguién debe de avisarte. Tu abuelo ha fallecido. 

A Martina casi se le cae el movil de la mano, estaba completamente abrumada. Llevaba mucho tiempo sin ver a su abuelo, el hombre que la había criado durante gran parte de su vida. 

- ¿Martina? ¿Estas bien? ¿Martina?

Si, si estoy bien...El entierro, hay que organizarlo supongo... 

- No te preocupues por eso, la cofradía se ocupara de todo... pero creo que a Esteban le gustaría que estuvieras. ¿Vas a venir? Será mañana por la tarde. 

- Claro,por supuesto, allí estaré... yo, gracias por llamarme Diego. De verdad...

Cuando Martina colgó el telefono se sentó en el banco del vestuario. No sabía como se sentía. Estaba tan consternada que no había lugar para la pena ni el dolor, simplemente no se hacía una idea de que su abuelo Esteban ya no iba a estar nunca más. Y además, había otra cuestión. En pocas horas estaría de nuevo en San Antonio, el lugar que abandono hacía ya casi 10 años. Se vería obligada a ver a mucha gente de su pasado, como al propio Diego. Diego Suárez no era solo el jefe de la cofradía de pescadores, era también el mejor amigo de su abuelo, y su vecino. Desde que con 7 años Martina se había mudado con su abuelo, había vivido justo en frente de la casa de Diego. Allí era donde él vivía con su mujer y sus dos hijas, ellos habían sido una familia para Martina también. Sobretodo Irene, tenían la misma edad... No, en ese momento no se podía permitir pensar en Irene. Tenía demasiadas cosas que organizar como para dejar que ese fantasma de su pasado entrara en su mente, no ahora, no en este momento.   

 

Continuará...

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Este relato no tiene comentarios
  • Este relato no tiene valoraciones
  • Martina recuerda como una Noche de San Juan cambio para siempre su vida...

    Martina e Irene están solas en una casa con demasiados ecos de su pasado...

    Martina e Irene se reencuentran, para descubrir que todo ha cambiado mucho, o quizás no...

    Martina debe de volver a su antiguo pueblo después de la muerte de su abuelo...

    Martina considera que su vida es prácticamente perfecta. Tiene un trabajo que le gusta, un piso que le encanta y que comparte con Juan, su novio desde hace cinco años. Sin embargo, una llamada pondrá su vida patas arriba. La obligara a volver a San Antonio, el pequeño pueblo del que salió siendo una adolescente. Allí se verá obligada a enfrentarse a su pasado y a aquellos que dejó atrás.

Tienda

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta