cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Victoria
Drama |
17.05.19
  • 4
  • 2
  • 427
Sinopsis

En las interminables guerras nunca hay perdedores ni ganadores,

Comenzaba a llover de nuevo. Las botas de los soldados se hundían en el barro. Los rostros sucios y tristes de los prisioneros parecían soportar cansados las frías y crueles gotas de agua. Llevaban caminando ya demasiado por aquellas tierras hostiles y mancilladas. Los grises paramos parecían tan infinitos y desolados como los infiernos. Las filas de los condenados iban sembrando de cadáveres las lindes de los empantanados caminos.

 

 

            Pobres diablos, pensó el capitán de sus hombres, parecen tan derrotados como el enemigo.

 

 

            El cabo herido dejaba caer lágrimas de hielo que empapaban sus ensangrentados vendajes mientras observaba indiferente a los prisioneros.

 

 

            Tres soldados reían enajenados con ojos febriles comentando las violaciones que habían perpetrado en el último pueblo; el cuarto soldado se había suicidado y las mujeres habían devorado el cadáver para alimentar sus profanados cuerpos.

 

 

            El sargento iba murmurando con lengua de trapo. Todos muertos, todos muertos, susurraba acariciando distraídamente las vendas del muñón infectado que había sido su brazo izquierdo.

 

 

            Un avión de reconocimiento sobrevoló como un buitre victorioso la larga columna de despojos humanos. El capitán levantó la vista al cielo. Cuando llegaremos, pensó, cuando acabará tanto sufrimiento.

 

 

            La guerra ha terminado, le habían dicho. Sonrió amargamente. Idiotas, dijo en voz baja, las guerras no terminan jamás. Por el rabillo del ojo vio que el teniente, que caminaba a su lado, aferraba con su mano derecha el crucifijo que llevaba al cuello y movía los labios rezando en silencio.

 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 11
  • 4.45
  • 369

Vivimos en un mundo absurdo y cruel, pero no pierdo la esperanza

Tienda

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta