cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
Volveré a llamarte
Varios |
26.11.12
  • 5
  • 6
  • 1917
Sinopsis

http://480kmdpalabras.blogspot.com

Volveré a llamarte

 

Esa noche no pude dormir. Estaba muy nerviosa. Ya había tenido otras citas antes, claro, pero aquella vez sería diferente. Por una parte, ninguno me había importado tanto como él antes de quedar y, además, tenía la desventaja de que no iba a ser en mi ciudad, sino en la suya, un lugar desconocido para mí. ¡Qué demonios! Ni siquiera estaba segura de que a aquello se le pudiera llamar cita...

Yo, que no soy muy de preocuparme por mi aspecto, pasé la noche pensando qué ponerme. Sabía, casi con certeza, que él aparecería de traje y debía estar a la altura de las circunstancias.

Finalmente escogí un vestido azul muy elegante con unos discretos zapatos de tacón y una americana negra.

Cuando sonó el despertador, ya llevaba rato esperándolo. Salté de la cama y fui directa a la ducha. Ya que tenía tiempo, llené la bañera de agua con espuma.

Una vez estaba suficientemente arrugada, solté el tapón y me quedé hasta que se coló toda el agua. Me di crema por el cuerpo, me eché colonia y me vestí.

Metí el móvil, la cartera y las llaves en el bolso y me aseguré de haber metido la reserva del hotel, con cena incluida. Subí al coche para ir a la estación y, al arrancar, noté que me temblaba la pierna sobre el embrague y temí que se me calara el coche.

Conseguí llegar sin problemas y subí al tren que me separaba algo más de cuatro horas de mi destino. En cuanto emprendió la marcha, saqué el libro que había metido al bolso y me puse a leer. Cogí uno corto aposta, para que no pesara, y me dio tiempo a leerlo entero y mirar largos ratos por la ventana cómo el paisaje pasaba a toda velocidad.

Eran pasadas las 9 y media de la tarde cuando el tren paró en la estación de Alicante. Entré al edificio y busqué a Carlos con la mirada. Tardé en encontrarle, estaba sentado en un banco, al parecer sumido en sus pensamientos, pues no se había dado cuenta de que mi tren ya había llegado.

Respiré hondo para tranquilizarme y me acerqué a él con decisión. Me vio cuando apenas estaba a un par de metros y se levantó. En realidad, posiblemente se estuviera haciendo el despistado. Me dio dos besos y me miró a los ojos, intentando averiguar si estaba tan nerviosa como él.

-¿Qué tal el viaje? –preguntó por fin. Su voz era una de las cosas que más me gustaban y escucharla en persona hizo que un escalofrío recorriera mi espalda.

-No se me ha hecho especialmente largo –había empezado a caminar mientras le respondía-. ¿Vamos al hotel?

-Supongo que tendrás hambre y la reserva es dentro de media hora.

Llegamos unos diez minutos antes de la hora acordada con el restaurante del hotel y tuvimos que esperar un poco hasta que nos dieron mesa.

La cena fue exquisita, acompañada de un buen vino y de una mejor conversación. Alargamos bastante la sobremesa, hasta que prácticamente todos los clientes se habían ido del restaurante.

-Se está haciendo un poco tarde... Supongo que estarás cansada –miré al reloj.

Me acompañó a la puerta de la habitación y me besó. Llevaba toda la noche esperando una señal, algo que me hiciese pensar que pasaría algo esa noche, y por fin llegó el beso.

-¿Tomamos la última en la habitación? –pregunté.

Él aceptó y entró al cuarto de baño mientras yo servía un par de copas. Me quité los zapatos y le esperé sentada encima de la cama, con la copa en la mano.

Bebimos rápido y volvió a besarme. Me bajó la cremallera del vestido. Me desnudó despacio mientras besaba cada milímetro de mi cuerpo y, finalmente, me hizo el amor varias veces.

Nos quedamos dormidos abrazados y, cuando desperté, ya no estaba. Me di una ducha fría esperando que sólo hubiese ido a desayunar y encontrarle cuando saliera, pero lo único que encontré fue un billete de 100 euros sobre una nota que decía “Volveré a llamarte”.

 

26 de Noviembre de 2012.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Muchas gracias a todos por los comentarios. VVAA, no eres el único que conspira con las posibles interpretaciones, si te pasas por el blog, verás algunas distintas y una pista de la que yo le di en un principio. Me gusta la ligera polémica que se ha generado en torno a la interpretación de este relato que, por lo que veo, tiene intenciones ocultas que yo misma no fui capaz de imaginar. Ya sabes, yo no elijo los relatos, sino que ellos me eligen a mí.
    A ver si lo he entendido. Él es su marido que está desplazado por trabajo. Tiene que madrugar para ir al tajo, pero no se olvida del dinero para los zapatos de los chicos que ya andan un poco mal. Y hay otro misterio: ella tiene un amante. ¿Cómo lo sé? Si se levanta por la mañana y coge el tren a las 17:30 para llegar a las 21:30 (el viaje dura 4 horas), está claro lo que ha hecho durante el día, teniendo en cuenta los nervios y el cuidado en arreglarse, cosas que no se hacen para ir a ver un marido.
    Con un final abrupto que le devuelve uno a la realidad y Excelentemente narrado.
    Un buen relato muy bien contado
    Sorpresivo final. Muy bien narrado.
    Escribe tus comentarios...Lo leí esta mañana en el blog, pero andaba en un cumpleaños y no me dio tiempo a valorar. eso si, me quedé todo chafado al final, con uno de esos eh con cara de lelo que le salen a uno cuando le pillan por sorpresa. Me gustó mucho, claro está.
  • http://480kmdepalabras.blogspot.com

    Feliz cumpleaños, Gonzalo.

    Segunda parte. Podéis leerlo completo en http://480kmdepalabras.blogspot.com

    Con la ayuda y el apoyo de Venerdi.

    Venga, granujillas, comentad...

    Paula.

    Nadie se marcha para siempre.

    480kmdepalabras.blogspot.com

    1. La reina de los whiskys (LuciaC) 2. Un chupito de sobriedad (Venerdi) 3. Confusiones (Noelia) 4.Despertares borrascosos (LuciaC) 5.Me duele el alma (Venerdi) 6. El concierto (Noelia)

    http://480kmdpalabras.blogspot.com

  • 86
  • 4.26
  • 601

Soy una joven segoviana de 22 años de edad apasionada por el mundo de la literatura, a pesar de que mi futuro profesional se desarrollará en un mundo aparentemente opuesto.

Tienda

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta