cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
Y la Minga indígena no acabó con Bogotá
Reflexiones |
22.10.20
  • 0
  • 0
  • 144
Sinopsis

Y la Minga indígena no acabó con Bogotá

Por: Felipe Solarte Nates

Cuando la Minga decidió marchar desde Cali a Bogotá, después que el presidente Duque, se negara a dialogar con ellos, en la noche del domingo me despertó la llamada de mi amigo  Bernardo Ordóñez, con 43 de residencia en Bogotá, para plantearme la preocupación generalizada entre conocidos, de que los indígenas llegaran a hacer daños peores que los que entre los vándalos y policías hicieron semanas atrás, cuando saquearon y quemaron varios CAIs y comercios, en medio de la rifa de balas oficiales, que dejó a varios transeúntes muertos y heridos.

Y no era para menos, pues el gobierno nacional, invocando razones de salubridad, ante el posible incremento de contagiados del coronavirus y tras las filtraciones de los “servicios de la inteligencia”, pregonando por los medios que la marcha estaba infiltrada por el ELN y las disidencias; el terror y prevención contra los mingueros asociándolos a los apestados y ‘apaches’ de las películas del oeste, muchos ‘rolos’  esperaban grandes revueltas y daños; pero no fue así, y gracias a la sólida organización alcanzada por las comunidades indígenas desde 1971, cuando fundaron el CRIC, la movilización a lo largo de varias ciudades y su acampamiento en Bogotá, transcurrieron en orden, sin que la Policía y el Esmad, intervinieran con métodos de choque, pues la Guardia Indígena se encargó de mantener el orden interno y evitar la intromisión de vándalos y ladrones.

Para caucanos y payaneses fue un alivio que la tradicional movilización anual de los indígenas no se confinara en la carretera entre Santander de Quilichao y Popayán, con prolongado bloqueo del tránsito de vehículos, personas y  mercancías y más vale, en unión con organizaciones indígenas de otros departamentos y de campesinos y comunidades negras y estudiantes del Cauca, se movilizara primero hacía Cali y después a Bogotá, dando a conocer los motivos políticos de la Minga, que a diferencia de las anteriores, no se centró en la exigencia del cumplimiento de acuerdos firmados hace años, y estaba centrada en exigir al presidente garantías del gobierno para evitar que en medio del incumplimiento a los acuerdos de paz, con las Farc, sobre todo en lo relacionado con la Reforma Agraria Integral, creciera el asesinato de líderes indígenas y de comunidades campesinas, defensores de derechos humanos y los recursos naturales, en medio de la tardía militarización de territorios en los que conviven disidencias de las Farc, guerrillas del ELN, paramilitares gaitanistas, bandas asociadas a mineros ilegales y carteles colombo-mexicanos y la Policía, Ejército y la Armada, en medio.

El comisionado de Paz del gobierno, Ceballos, conminó a los mingueros a convertirse en partido político, queriendo demeritar sus propuestas exigiendo: protección y respeto a la vida, cumplimiento de los acuerdos de paz con las Farc y continuar con negociaciones para desmovilizar al ELN, pues mientras permanezcan poderosos grupos armados, sobre todo en el campo, peligran sus vidas y proyectos comunitarios.

La unión de los mingueros, el 21 de octubre,  con la jornada de movilización de sindicatos de trabajadores, maestros y empleados del estado y diferentes empresas, continuó en orden, demostrando que sin abusos de autoridad y violencia desbordada de la fuerza pública, movilizaciones como la programada para el 21 de noviembre, pueden transcurrir en orden.

A pesar de que el gobierno quiso continuar criminalizando la protesta social y la oposición democrática y diversos grupos políticos quisieron capitalizar la Minga con miras a las próximas elecciones, los organizadores pudieron mantener los objetivos centrales de su movimiento, especialmente en lo relacionado con la defensa y el respeto por la vida de sus dirigentes, por la aplicación de la Reforma Agraria Integral y otros puntos del Acuerdo de paz, que permitan recuperar para el campo, el breve periodo de tranquilidad que siguió a la desmovilización y entrega de armas de los desmovilizados de las Farc.

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
  • 319
  • 4.48
  • 337

Escribo por necesidad de expresar lo que no puedo hablar con mis conocidos y otras personas que nos limitan con su presencia y nuestros temores y prejuicios. El papel nos permite contar historias sin las limitaciones de tener alguien al frente. Me ha gustado leer desde la niñez y empecé a intentar con la narrativa a mediados de la década del 70 del siglo pasado.Soy columnista de algunos periódicos regionales en Locombia. Publiqué mi primer libro "Relatos en busca de Título" en 2011 .

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta