cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
¿Y por qué?
Reflexiones |
11.04.06
  • 4
  • 2
  • 2893
Sinopsis

“Tristes guerras, si no es amor la empresa. Tristes, tristes. Tristes armas, si no son las palabras. Tristes, tristes. Tristes hombres, si no mueren de amores. Tristes, tristes”.
Miguel Hernández


Estaba en el salón de la casa Tomás, jugando al parchís con su hijo Eric, de diez años, cuando, de repente, hizo una de esas preguntas para la que nunca están preparados los padres:
–Papá, ¿de donde vienen los niños?
Tomás tragó saliva y se vio atrapado, solo, sin la ayuda de su mujer para responder al niño, quizás con alguna de las clásicas historias que se cuentan en estos casos. Tenía que darle una respuesta a Eric y recordó un anuncio de televisión:
–Mira hijo, Papá le pone una semillita a Mama y cuando pasan nueve meses, la semillita se convierte en un precioso bebé.
–¿Entonces, yo era una semillita? – preguntó con curiosidad Eric.
–Sí, hijo, cuando naciste te convertiste en un hermoso bebé, y ahora estas camino de ser todo un hombre.
El niño se conformó con la respuesta de su padre, y, de repente, una noticia en la televisión llamó la atención del pequeño; unas desgarradoras imágenes anunciaban que muchos niños pequeños se morían de hambre en África.
–Papá, ¿y por qué se mueren de hambre, no tienen comida en África? –preguntó de nuevo Eric.
–No hijo, es un país del que llaman “tercer mundo” y mucha gente sobrevive todo un mes con lo que nosotros nos gastamos en un solo día, pero no hay comida para todos y, por desgracia, ocurren estas noticias.
–¿Y por qué no tienen comida? –insistió Eric, con la mirada triste.
–Ya lo entenderás cuando seas más mayor, hijo. Es un problema entre países y políticos a los que la gente que se muere de hambre no parece importarles.
Sin tiempo a entender las palabras de su padre, la atención de Eric volvió a centrarse en el televisor con otra noticia estremecedora; varios ataques con coches bomba dejan 20 soldados americanos muertos en Bagdad.
–Papá, ¿por qué matan a la gente en Bagdad? –dijo Eric, con dificultad al pronunciar el nombre de la ciudad de las mil y una noches.
–Porque están en guerra, hijo. Los americanos han invadido Irak y luchan unos contra otros para ganar la guerra.
–¿Y por qué están en guerra?
–No lo sé hijo, los americanos dicen que los malos tienen armas para destruir el mundo y quieren evitarlo.
–¿Y por qué, si los americanos son los buenos, no ayudan a los niños de África para que no mueran de hambre?
–Por qué en África no hay petróleo, hijo.
Eric no entendió nada, pero pensó que lo que le había dicho su padre no era nada bueno, se encogió de hombros y dejó de hacer preguntas sobre la vida porque todas resultaban tener respuestas tristes. Los dos apagaron el televisor y siguieron jugando al parchís, Eric se sabía un chico afortunado al tener la suerte de no haber nacido en África, pero sentía una enorme tristeza por ellos y, como todavía era pequeño, no en-tendía porque mientras muchos niños se mueren de hambre en una parte del mundo, en la otra se derrocha el dinero en armas para matar a gente sin parar.
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Un tema al orden del día.Por desgracia vemos en la tele a diario muchos crímenes y muchas injusticias, pero seguimos en manos de una serie de personas que parecen importarles más un buen almuerzo que el hambre y sufrimiento en el mundo.Por algo se pelean todos por el poder no?.Enhorabuena
    Pues sí. La política siempre ha sido un misterio para todos... para todos los que no somos políticos, claro. Buen relato.

Música, cine, senderismo, playa, etc.

Tienda

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta