cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
Y tú, no ¿crees en milagros?
Reflexiones |
06.08.06
  • 3
  • 3
  • 2947
Sinopsis

Primera escena:

El padre de la iglesia está dando el sermón sobre caridad, como todos los domingos. Mientras en la calle un mendigo adorna con su presencia la escena, escucha atento al curita a lo que decide entrar y pedirle un favor, el prelado contesta con un son quizás tanquilizador: "Hijo mío, te digo: ora a Dios y tus necesidades se verán colmadas de bendiciones" Pero no muy contento con esto se marcha nuevamente a la escalera tan pensativo como su estomago se lo permite, elevando una oración a Dios por sus problemas.

Segunda escena:

Ora, ora, ora, ora, ora, ora... que orando no se piensa en el hambre, el mendigo cree que Dios solucionará su dilema. Justo en ese momento misteriosamente desaparece las donaciones de los feligreses... ¿Ladrones, dentro de la iglesia? No, no puede ser, piensa el sacerdote que ora a dios obrando con fe para que aprendan al canalla quien se deshace del botin arrojandolo a un bote de basura. Y el mendigo que sigue orando, sin tener el marco completo de la escena, decide mirar dentro del bote y... ¡Sorpresa! ¡Como de la nada, una fuerte suma de dinero para saciar su hambre!

Tercera escena:

El mendigo, que piensa sinceramente en ese dinero como un milagro, decide entrar a la iglesia para dar gracias a Dios. Y en eso que lo ve entrando el sacerdote también da su veredicto abrazando al mendigo y le comenta: "Bendito seas, hijo mio, porque Dios ha decidido que seas el instrumento para devolver el dinero de los feligreses" El mendigo lo mira extrañado y piensa por un momento las palabras del prelado, a lo que contesta: "He orado fervientemente a Dios y me ha contestado; he seguido sus enseñanzas y aquí tengo la recompensa"

Cuarta escena:

Silencio. Un instante necesario para que el padrecito repusiera reflexivo: " Hijo mío, Dios no usa medios como el que describes porque ese dinero que sostienes en tus manos es sucio. Ese dinero ha sido donado con fe y destinado a los pobres..." Aclaremos: antes de decir que el dinero es sucio, debe saberse cual es la proveniencia real del mismo. ¿Y si ese dinero el alcalde lo donó como sobra de las coimas que recibe? ¿Y si ese dinero el dueño del almacen lo donó de los recortes que se hace en su negocio? ¿Y si ese dinero lo donó la bella Juanita para limpiar su conciencia luego de prostituirse? Los pobres comerán igual, ¿no? Y si es donado a los pobres, bueno: ¡el mendigo es un pobre tambien!

Quinta escena:

Aunque no muy convencido, el mendigo piensa dentro de sí devolver el dinero pero quedándose con una pequeña suma. El curita lo perdona de todos sus pecados con una gratuita confesión. Y cuando se va marchando pasa al lado de un ciego, quien le pide una moneda para comer. El mendigo le dice: "ora a Dios, hermano y Él responderá de seguro" Y dicho esto, una moneda suena en el tarro de metal del ciego, a lo que él contesta: "Gracias, amigo mío, ya había orado por que tú pasaras.."

Pero al subir en el segundo piso de aquel edificio, el mendigo nota que al lado del ciego hay una pileta, donde la gente arroja monedas para la "suerte"... y más de alguna cae al tarro.

Entonces, piensas con razón:

Y aún así... tú, querido hermano, ¿crees en milagros?

Conclusión 1: Es curioso como hay gente como el curita que da una interpretación de milagro cuando el mendigo le devuelve el dinero pero no así para pensar que Dios usara al ladrón como instrumento.

Conclusión 2: Más curioso resulta pensar que nuestras creencias puedan ayudar con hechos reales a otros más allá de nuestra fe y credos, como el caso de la pileta.

Conclusión
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 100
  • 3.6
  • -

Yo no escribo... vomito tinta. Y aunque mi disimulada humildad parezca contradecirme, no creo particularmente que alguien sea igual de paranoico que mi persona y rebata esta tesis que tengo sobre este "arte" de juntar letras. Relatos varios y tiempodedicado al ocio en su estado más puro, son cuales hijos y madre. Yo, personalmente, no premiaría tan mediocre unión de "noble" con estatuillas, premios y otros varios: simplemente me interesa la opinión de un simple ciudadano... un posible personaje de esta parodia que alguién oso llamar vida... Gracias por su tiempo (porque yo no te lo devolveré)

Tienda

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta