cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
YA VIENEN
Suspense |
27.03.15
  • 4
  • 2
  • 640
Sinopsis

La sequía ha hecho estragos. Esta añada ha sido la peor de todas cuantas recuerdo.

 

La sequía ha hecho estragos. Esta añada ha sido la peor de todas cuantas recuerdo. Terminamos con todos los cereales del almacén y arrasamos con las pocas conservas que aún poseíamos. Tenemos demasiadas carencias. Pero a ellos no les importa.

Les seguimos alimentando con tal de mantenerlos al margen de la población. Es necesario que se hallen alejados porque solo acarrean enfermedades y miseria. Son voraces y despiadados. Nunca dejan residuos. Al principio les utilizamos para que ahuyentaran a las alimañas de nuestros campos de trigo. Poco a poco tomaron posesión de las tierras que nuestros antepasados eligieron como un lugar seguro, hasta asediarnos. Nos hemos habituado a su tiranía. Sin embargo dependen de nosotros. Es el tributo que debemos pagar. Hace años que establecimos un pacto, desde entonces se han reproducido como una plaga y cada vez son más numerosos y más fuertes.

Cuando alcance el sobrio arenal del río, esperaré impaciente mi destino. El viento del norte sacude las copas de los árboles y corta a jirones sus hojas con afiladas melodías. Son los atardeceres crudos del otoño los que más miedo me dan. Sujetan con sus fauces el misterio eterno de la muerte y dan paso a la desolación blanca y fría del yermo. En la lejanía se escuchan los galopes sobre los cerros del horizonte. Ya se acercan…

Mi corazón apura sus últimos impulsos. El firmamento brilla como una lámina metálica y permanece inhóspito y misteriosamente mudo. Sólo el murmullo chorreante de las aguas cristalinas persiste grácil en su sinfonía de ondulaciones sonoras.

Son puntuales. Ya no queda nada, se nos terminó el alimento. Lo echamos a suertes y me tocó.

Me he resignado… Sea pues.

 

 

 

 

 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 14
  • 4.43
  • 445

aprendiz

Tienda

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta