cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
Zarpazos...
Fantasía |
03.05.16
  • 5
  • 2
  • 654
Sinopsis

Un gato, un bolero, un cuarto oscuro desatan la extraña visita de un felino que termina en... ¡Bang!

Zarpazos….

Él es blanco, él es negro, amarillo marrón y a veces de rayas que me cruzan la frente como un buen criminal. Lo vi meterse en la casa del frente o al menos así tuvieron mis retinas. Fue de noche, yo, acodado en mi balcón, él, husmeando sobre los cuartos. Me dijo que vio una parejita haciendo cosas en la cama. Quedó impresionado y a la vez rióse de aquel acto tan ilusorio como furtivo. Ellos se van pero a la cama siempre vendrán otros amantes. ¡Qué importa!

Me comen las uñas, me lamo el cuerpo amarillento repleto de arañazos nocturnos. Siento que voy a salir volando por los aires al ver esta gente en su cuarto de luces mortecinas agitando sus pelvis: ¡Rico! ¡Rico! ¡Dale y no pares jamás! 

Sonó a volumen bajo un bolero de aquellos que golpean el alma.

Te amaré toda la vida

Todos los años los meses y los días

Todas las horas y todos los instantes

Mientras pueda latiiiirr mi corazooooonnnn….

Tuve una extraña sensación hasta no poder distinguir si soy el que estuvo acodado en el balcón o el que se lame las uñas en el cuarto donde copulan y se endilgan promesas insulsas con aquellas palabritas propias de las consultas psiquiátricas: siempre, todo, nada, nunca y jamás. Pegué un brinco no sé si desde el balcón o desde la oscuridad del papel, las estrellas de la noche al menos parecieron mirarme al igual que una lucecilla roja titilando en lo alto de una torre, cansado de la rutina, olisqueando entre susurros jadeantes, cayendo de estrépito sobre ésta gente sudada. La mujer, con sus piernas abiertas, dispuestas a tragarse el mundo, pegó un grito fabuloso:

–Aaaaaaaayyyyyy….. Papi –vociferó la hembra–, tienes ése animal lleno de escamas y uñas, qué riiiicoooooo y mi marido viejorro de viaje hoy. ¡Divino!

–Mi amor –añadió el come muslo sorprendido– es un maldito gato. ¡Agárralo! ¡Fuera de aquí felino al carajo!

El sujeto, alto, de bigotes negros, cejijunto, prendió en cólera y se levantó a encender las luces. Yo, entre las piernas de la mami olisqueaba la gruta de hedores poco limpios y mis pezuñas relamidas en sangre quedaron. Brinqué otrora hacia un clóset.

La mujer abierta de par en par, el hombre primero me apuntó con un libraco lanzándomelo sin piedad mientras yo me escabullía entre las sábanas ensangrentadas. La biblia, vi la portada.

–¡Wuiiiusss! ¡Wuiiiiuussss! –Bramé reiteradamente en el brinco.

–¡Mátalo! ¡Por favor! –Susurró la fémina en sus últimos aires. ¡Me aruñó abajo!

Sonaba el estribillo de la misma canción:   

Te amaré toda la vida

Todos los años los meses y los días

Todas las horas y todos los instantes

Mientras pueda latiiiirrr mi corazoooooonnnnn….

–Se metió en el armario –gritó la adúltera quien se había metido la biblia entre sus piernas– ¡Mátalo! ¡Mátalo! Estoy desangrándome, me voy, me voy, Pensé que era tu…

En medio de ropas, medias, afiches, carpetas, relojes, perfumes y fajos de billetes traté de ocultarme. Mi lengua ríspida volvió a lamer mis pezuñas y la sangre cayó en mi garganta con brutal sabor purpurina. La mujer yacía tendida en la cama con las sábanas ensangrentadas y su caverna milagrosa como carne mechada quedó, porque cuando salté caí en esa selva de bellos achicharrados con mis filosas garras.

–¡Maldito gato! Te voy a matar –Gritó el hombre enardecido– al ver muerta su concubina, una chancera de a cinco lochas.

Sentí el clic de algo que sostenía la mano del sujeto pero yo también me había montado sobre otro gatillo de una varita de madera que colgaba en el closet, y para cuando el hombrecillo abrió el armario volví a brincar:

¡Booommm! Sonó un plomazo de aquella varita mágica con que apoyé mi brinco de sangre gatuna. Me levanté nuevamente.

El sujeto cejijunto tenía un boquete en medio de su barriga: ay, maldito gato, ay. Lamí el gatillo para que los forenses no me acusasen en la fiscalía. Los gatos de allí son otro emplasto de baratas lecturillas. Brinqué sobre los cuerpos exánimes marchándome al instante no sin antes orinarme sobre el sujeto y el librito que estaba en la abertura de la hembrita.

Eso les pasa por retarme a mí que soy camarada de las techumbres nocturnas –pensé– en el balcón esperando otra noche por venir. Ya aprendí lo que es un bolero en la cama de otro.  

 

 

                                                                                                                                           Por: Vautrin

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Me costó un poco la narración (está como muy adornada a mi visión, quizás no estoy acostumbrado) pero me gusto en varios aspectos.
    Hola, escritores... hacía un año que no entraba aquí. Saludos..!
  • Un gato, un bolero, un cuarto oscuro desatan la extraña visita de un felino que termina en... ¡Bang!

    Breve relato que se ampara en alguna forma tecnológica para arropar esa tan deseada inmortalidad.

    Breve relato centrado en un personaje arbitrario, cerril, machista, cuyas disertaciones hacen salir a cualquiera de sus cabales. En medio del cuento cierta anécdota nos sumerge en el misterio de amenazas mortuorias que al final deja mucho que pensar.

    Brutal y sórdido microrelato que refleja la más baja pasión del sadismo en el alma de un turista cuyo oficio marcial quizá enseña el bestial arte del ultraje. Es ambientado en la habana cuba donde una mujer se acuesta con un turista por cobres o cigarrillos (da lo mismo) ilusionada en tener dinero para mandar a hacer una balsa y fugarse de la isla. Violación, sexo y tortura psicológica se mezclan en esa famosa isla que tiene forma de barba y tabaco.

    Narración que cuenta el mundo interno del Narrador central donde se apuntan ciertos episodios de héroes populares en tiempos de la colonia, y a su ves se mezcla eso que se desearía poder a realizar en medio de la vida común. Hay anécdota maquiavélica que enlaza lo real con lo imaginado, aunado por el pasado histórico venezolano y sus recalcados caudillos.

    Relato breve sobre la actual situación venezolana donde estudiantes universitarios son acribillados por extrañas balas que nadie puede precisar su autor material o mucho menos intelectual. Anarquía, sangre, presuntos grupos civiles armados quienes al parecer confabulados con las fuerzas oficiales del gobierno del momento se ponen a tono para reprimir las protestas que se amparan en estamentos constitucionales. Se destacan coloquialismos grotescos propios del lenguaje Venezolano, unos calificativos del gobierno (escuálidos) para descalificar la voz de disidencia, y otros, simples motes para designar torpezas humanas. Es contado en primera persona y ambientado en caracas.

  • 6
  • 4.67
  • -

Escritor

Tienda

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta