cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

José Manuel Boy

Madrid. Autor desde 08-05-13

SEMPRONIO. ¿Tú no eres cristiano? CALISTO. ¿Yo? Melibeo soy y a Melibea adoro y en Melibea creo y a Melibea amo.

Tu autor favorito

¿Qué epitafio te gustaría tener?

¿Qué libro te ha impresionado más?

¿Algún libro te parece insuperable?

¿Cuál es la frase perfecta?

  • Relatos publicados 19
  • Valoracion media 4.59
  • Posicion en el ranking 264
  • Lecturas 60718
Relatos
Comentarios
Valoraciones
Reseñas
  • Son animales de otro mundo.

    Hubiera sido preferible matar en seguida al conejito y... Ah, tendría usted que vomitar tan sólo uno, tomarlo con dos dedos y ponérselo en la mano abierta, adherido aún a usted por el acto mismo, por el aura inefable de su proximidad apenas rota. Un mes distancia tanto; un mes es tamaño, largos pelos, saltos, ojos salvajes, diferencia absoluta Andrée, un mes es un conejo, hace de veras a un conejo; pero el minuto inicial, cuando el copo tibio y bullente encubre una presencia inajenable... Como un poema en los primeros minutos, el fruto de una noche de Idumea: tan de uno que uno mismo... y después tan no uno, tan aislado y distante en su llano mundo blanco tamaño carta. CARTA A UNA SEÑORITA EN PARÍS (Bestiario, 1951); Julio Cortázar.

    Es cierto, no me hago caso, pero el relato me salió solo, yo ahora me desconecto hasta la próxima semana y no sabía qué hacer con él (en fin, excusatio non petita...). Después del primero (stavros) y el segundo (zenon), aquí os ofrezco el tercer capítulo de la serie. Un saludo cordial.

    ¡Aquí te traigo el hijo de una noche idumea!/ Desplumada, con su ala que sangra y que negrea/ en los cristales, de oro y aromas abrasados,/ en los tristes aún, ¡ay!, vidrios empañados,/ cayó, sobre la lámpara angélica, la aurora./ Cuando de la reliquia se ha hecho portadora/ para el padre que adversas sonrisas ha ensayado,/ la soledad azul y estéril ha temblado./ ¡Ay, acoge la cuna, con tu hija y la inocencia/ de vuestros pies helados, una horrible nacencia!/ ¿Con tu voz clavicordios y viola imitarás,/ y con marchita mano el seno apretarás/ donde la mujer se ha hecho sibilina blancura/ para labios que de aire azul quieren hartura?/ DON DEL POEMA; Stéphane Mallarmé.

    “Código de error” es una expresión del ámbito de la informática. Aparece en los lenguajes de programación más populares cuando surge un fallo de hardware, software, o una entrada de datos incorrecta del usuario, que pueden dar lugar al colapso del sistema. Habitualmente se manifiesta sobre una pantalla de color azul o negro, en la que tras un texto de cifras y letras se descubre la expresión “CÓDIGO DE ERROR” (o “STOP”), seguido de letras mayúsculas, guiones y números, que son las que se corresponden con el concreto mensaje de error en una aplicación específica; aunque no suelen identificar exactamente el fallo en cada supuesto, sí orientan sobre la parte de la estructura donde debe buscarse para dar con él. Lógicamente, el concepto de código de error es extensible a cualquier sistema de lenguaje que pretenda proporcionar satisfacción al usuario, y que contenga, al menos, un codificador, un emisor, y un receptor. En cada sistema de lenguaje el código de error se expresará, cuando aparezca, no con series de números y letras, sino con los elementos propios de su naturaleza y conforme a sus previsiones. El texto del Requerimiento, que era leído a los indios por las tropas españolas poco antes del inicio de cada enfrentamiento, ha sido transcrito en cursiva en el presente relato, y está tomado de las notas complementarias (concretamente la número 31-111) redactadas por José Miguel Martínez Torrejón a la obra de Fray Bartolomé de las Casas, “Brevísima relación de la destruición de las Indias”, publicada en la edición del año dos mil trece de la Biblioteca Clásica de la Real Academia Española de la Lengua, junto con la Editorial Galaxia-Gutenberg, SL, y Círculo de Lectores, SA.

    El título es elocuente, así que aprovecho para felicitar el año próximo a ellas y ellos, deseándoos muchos relatos afortunados (y yo que los lea). Saludos.

    Un homenaje de los butroneros neoyorquinos a su artista y su cuadro más celebrados.

    El amor todo lo puede, a su manera.

    Excusas gloriosas para ocultar pecados horribles; y a veces no nos gusta cómo salimos retratados.

    porque humanos hermanos, y aunque Caín le mató, Abel le acompaña en el infierno y abrazados lamentan su suerte; trata de cómo, en un momento de flaqueza hija de la frustración, los hombres trastornan su vida y fugaces asomos de sensatez no bastan para revertir la tragedia que se abalanza sobre ellos; y enseña también que quien comete una injusticia contra otro aflige a su hermano y deja ver la podredumbre de su alma insolidaria, aviesa y fratricida; pero no vacilen y adéntrense, apresten todos sus cinco sentidos y disfruten de esta obrita que les ofrezco para su complacencia, y acomódense porque la función va a comenzar…¡ya!

    Aquí el protagonista casi no habla. Este relato guarda concordancias con otro que publiqué en TR, "Las tumbas de Yucucuy", con el que comparte personajes y escenario.

    Muerte de un naturalista.

    Sobre el alargado brazo del criminal.

    Sobre el resurgimiento del conde de Cagliostro.

    Mucho ojo, si vas a señalar a un culpable.

  • Nadie nos salva, Nadie nos condena, Nadie nos salva, Nadie nos condena...
    Es desternillante, con golpes redondos en todas las estrofas; una clásica comedia de amores con criados intermediadores, que se ríen de sus amos en la cara, pero les defienden y sirven por pena o cariño. Anda tolerante el narrador, respetuoso con todos los temperamentos, por si las moscas, parece, pero es más listo que la Ciltandrita, que no más gracioso (y digo yo, qué clase de confusión tiene Clitandrita con su abuela, si la primera frase ya nos informa quién es, quedando el lector perfectamente al corriente). Los dos personajes de esta presentación son fabulosos; y el párrafo de Cela, un epígrafe de lujo. Saludos.
    Todos los días, pero el 23 de abril no se puede morir uno sin haber leído antes un par de versos de un libro abierto. Saludos.
    Qué divertida y chocante y, sin embargo, qué familiar la historia que aquí se cuenta. El PM en J se transustancia con el cargo, de manera que siempre es el mismo PM en J. Algunas frases para enmarcar: 'Aurora, bájese las bragas'; 'su sonrisa, que siempre le pareció de una gran belleza plástica'; 'yo mucho más porque soy tu esposa'; 'Te van a ascender al rango de Autócrata. ¡Seguro!'. En conclusión, que no hay peor desgracia que a uno lo manipulen mal. Y observo que Mupwl todavía no está manipulado; ¿a qué espera?. Saludos.
    Me ha gustado mucho, un relato de humor fino, en donde todo es desquiciante; la estulticia campa como norma. Y no puede ser de otra manera si empezamos por reconocerle inteligencia a los edificios. Las hermanas Alicia y Flora parecen dos hadas traviesas, y resultan las únicas que ven más allá que los demás. Pero, además, el cuento tiene un trasfondo de denuncia de una sociedad que promueve que sus miembros se escondan en el bosque y eludan sus propios deberes. Saludos.
    Qué gran relato, lo he disfrutado mucho. Qué bien se narra la confusión que causa el amor cuando se traiciona a sí mismo con más amor, con amor a otra. Deja un regusto de ansiedad y desasosiego, los pantalones no se ajustan bien, los cigarros tan molones pasan a ser un asunto del pasado potentado del protagonista. Entiendo que en 'Las escaleras eran en forma de caracol', sobra 'en forma'; y también que en 'Se dirige hacia la puerta que da a la calle', sobra 'que da a' y falta un 'de'. Saludos.
    Una historia muy entretenida, con algún acento omitido y algún otro defecto menor. Por ejemplo, supongo que cuando el protagonista mató al asesino de su padre aprovechó que NO había testigos, al revés de lo que escribes. También caes en una redundancia (y te comes un acento) en 'Luego ubico un viejo edificio, ubicado a unos 600 metros'. Si repasas el texto antes de publicarlo seguro que salvarás muchos de estos pequeños errores y lapsus. Saludos.
    Desde luego el final es sorprendente, y me obliga a repasar el texto por si me dejé algo por leer. A mi me abre muchas posibilidades, lo que significa que realmente se me ha escapado, y sin embargo su simpleza lo hace siniestro y atrayente. Saludos.
    Me ha gustado esta versión de Fausto, que se lee de una sentada, y muy bien ambientada en el mundo del espectáculo; no es fácil comprimir una vida en un texto de ocho minutos (estimación del editor). Saludos.
    Narración evocadora, muy bien ambientada, fundamentalmente descriptiva de la estampa del viejo cine, que oculta tras de sí varias historias: la de la travesía a través de cortados en busca de películas, y la que cuenta la historia de los dos grandes personajes, Hugo y el chino. Saludos y bienvenido a TR.
    Ese soplillo infame que le deja a uno con cara de ladrillo, o de constructor, y que va levantando su particular despeñadero. Saludos.
    Se describe aquí un mundo muy extraño, donde sus habitantes solo confían en la ignorancia para conservar su puesto de trabajo, y hasta su vida, se diría. Como aquella avestruz que ocultaba su cabeza bajo tierra para saberse ajena al mal. El personaje de la monja está construido con chismes, habladurías, que se asumen sin discusión. En ese sentido me ha recordado al cuento de J Cortázar 'Circe'. Saludos.
    Qué buen relato. Pero ella le maldijo, quizá sin saberlo. Alguien utilizó su lengua para que pronunciara las palabras que llevaban a Jacinto a la muerte: 'cuídate bien de que no toques nada con la herida'. Saludos.
    Agotadoras las noches que se pasan tratando de hacerse entender por una puerta socarrona... Me ha gustado tu pesadilla. Saludos.
    ¡Rubén se acostaba con los dos hermanos Loriz! Pero debemos ver a Laura y Enrique como un matrimonio (todo lo peculiar que queramos, de conveniencia o negocios quizá, pero en la que Enrique parece luchar secretamente por recuperarla). Me ha encantado la escena del salto a la piscina. Saludos zenon.

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta